viernes, 23 de junio de 2017

50 SOMBRAS NEGRAS

Marlon Wayans, hace ya unas cuantas películas que se ha quedado solo, practicando el “Spoof” que le ha generado sus mayores éxitos y del que sus hermanos ya no quieren saber nada. Claro que ya la cosa, desde “Paranormal Movie” es más discretita, y al pobre Wayans no han dejado de crecerle los enanos; como poco, le achacan el hacer parodias menos divertidas que las películas que parodia.
Debo ser un bicho raro porque lo cierto es que a mí estos “Spoofs” de última hornada made in Wayans, me divierten terriblemente. Mucho, la verdad es que me descojono. Y es que sus parodias tienen una premisa que a los negratas de suburbio y, por ende, a mí, nos funciona: muchos chistes de pollas, muchos de fluidos y mucho racismo. Racismo este que al venir escrito por un negro, es como un permiso para que los blancos nos riámos con él. Chistes que escritos por un blanco serían denunciables, por otro lado.
En cualquier caso, la formula basada en la incorrección política que usa Wayans, me funciona a la perfección, y en esta “50 sombras muy oscuras” no es diferente que en los “Paranormal Movies”. La formula es siempre la misma.
En  esta ocasión, el motivo para hacer la chufla es la adaptación cinematografica de la novela destinada a marujas de variado pelaje “50 Sombras de Grey”. El ella, una “pocaaguas” conocerá a un individuo bien que la follará mucho y duro. Pues en esta parodia de Wayans pasa absolutamente lo mismo, solo que entre medias hay toneladas de chistes de todo tipo.
No he visto la película de la que se pitorrea –ni mucho menos leído la novela- y no puedo calibrar si es una parodia fidedigna, lo que si puedo intuir es la casi exacta recreación de escenas clave de la original con el toquecito Wayans en cada una de ellas. Así que me imagino por donde van los tiros.
Evidentemente, no se puede decir que “50 sombras muy oscuras” sea una buena película, como a buen seguro tampoco podemos decirlo de “50 sombras de Grey”, pero, elementos paródicos aparte, debo decir que me he reído mucho con todos esos previsibles chistes, esas recreaciones obscenas de un material ya de por si obsceno, y como Wayans hace alarde se su bis cómica, que o adoras o amas.  Yo no lo adoro, pero cuando hace un chiste de pollas afortunado, o roza los límites de lo permisivo, la verdad es que me provoca la carcajada. Más ahora, en su época de decadencia que en sus momentos álgidos para los grandes estudios en compañía de sus hermanos.
Este tipo de “Spoofs” tan cerdos y, por otro lado, faltos de imaginación, son el negocio de Wayans, y quizás no sea un negoco redondo, pero a juzgar por la  regularidad de los mismos, le dan para ir comiendo y viviendo con dignidad.
Si parodia alguna película más además de la obvia, no me he dado mucha cuenta, salvo en el obvio gag a costa de “Magic Mike”.
En el reparto contamos con desternillantes papelitos para Jane Seymour, Mike Epps, o el inefable Fred Willard que se marca un gag a costa de Woody Allen con el que me he tenido que secar las lágrimas.
Michael Tiddes, es el blanquísimo director que dirige tanto chiste de negros y que ya sirvió de artesano para las patochadas de Marlon Wayans en “Paranormal Movie” y “A Haunted House 2”, las únicas películas que ha dirigido junto a esta.
A mí, que quieren que les diga, me hace gracia.
Por cierto, la película en un principio, en su edición española, se iba a titular "50 sombras más oscuras", pero como en el transcurso de su lanzamiento se estrenó la secuela de "50 sombras de Grey", que tiene ese mismo título, acabaron llamándola "50 sombras negras."

miércoles, 21 de junio de 2017

LOS FOTOCROMOS DE "UNA CANA AL AIRE"

Una de las últimas comedias de Blake Edwards, que sin ser nada del otro mundo. Sin embargo, es un film que a mí me cae simpático, porque me hacen gracia las películas que se buscan la vida para —y como indica el título— echar "Una Cana al aire".
Aquí John Ritter, las pasa putas.
Les dejo con los fotocromos.










lunes, 19 de junio de 2017

LOS ARISTÓCRATAS (8). EUGENIO



En la cita mensual que tenemos Ángel Codón Ramos y un servidor con el mundo de la comedia, esta vez hemos repasado la vida y obra de, probablemente, el mejor cuenta chistes de la historia del humor españo. Eugenio.
Sin más, ahí les dejo el reproductor.

viernes, 16 de junio de 2017

COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS

Los inicios de Chevy Chase en el cine, tras su desmedido éxito  en televisión con “Saturday Night Live”, traen como consecuencia esta agradable “High Comedy” en la que, como en “Juego Peligroso” se le vuelve a poner al lado de una Goldie Hawn completamente en forma, con el fin de crear una pareja cómica de moda en el cine.
Para ello, se contratan los servicios nada menos que de Neil Simon, importantísimo escritor estadounidense de obras de Broadway y guiones cinematograficos,  y uno de los pocos guionistas cuyo nombre aparece por delante del título. Este “Como en los viejos tiempos” se titula en realidad “Neil Simon´s Seems Like Old Times”. Era, desde luego, una garantía de éxito el que el nombre de este señor apareciera antes del título de una película.
Fan de las “Screwball Comedies” primigenias, Simon, se inspira en el film “El asunto del día” protagonizado por Cary Grant en 1942 para su primera película con Chevy Chase, centrándose más en el triangulo amoroso protagonista que en la historia en si misma, dando lugar a un guión donde prima la trama de enredo clásica, el tono vodevilesco, mezclado con las fantochadas de Chevy Chase, entre el “slapstick” y el humor de sal gruesa medio fino. En resumidas cuentas, por lo que a mí respecta, “Como en los viejos tiempos” resulta una comedia de corte clásico con Chevy Chase de los más divertida y refrescante, donde además, Chase está en su salsa cayéndose por el suelo y soltando chistes a diestro y siniestro. Está estupendo. Sin embargo la película funciona a la perfección independientemente de su presencia. Aunque, la pareja que formaban él y Hawn, no terminó de cuajar.
Cuenta la historia de un escritor que es secuestrado por unos criminales, los cuales le utilizarán para robar un banco. Las cámaras captan su cara, y este, arrojado del coche en marcha cuando se daban a la fuga, recurre a su ex mujer, abogada, para que le saque de el lío en el que está metido. Irrumpe en casa de esta, ahora felizmente casada con el fiscal del distrito, y tendrá que ocultar a su ex marido por la casa, mientras se celebra una importante cena, y tratan de ver que hacen con la situación del alocado escritor. Mientras, los sentimientos afloran entre la ex pareja, como dice el título de la película “Como en los viejos tiempos”.
Una película verdaderamente maja, que efectivamente se nutre del “screwball” clásico en sus intenciones, pero que a nivel de ritmo y estilo visual, es más bien deudora de la comedia de los años 70, menos común en Hollywood y más realista. No el balde, es normal que tenga ramalazos ya que se trata de una película de 1980 y arrastra consigo el tufillo de la recién abandonada década.
Sin embargo, la química entre Chase y la Hawn no terminó de aflorar en la taquilla, por lo que no volverían a trabajar juntos. En mi opinión, formaban una pareja de puta madre, aunque si es cierto que quizás el humor de Chase es demasiado excesivo como  para emparentarlo con fémina alguna; quiero decir, que está mejor cayéndose por las escaleras y haciendo un chiste al respecto que intentando reconquistar a su ex mujer. Y así transcurrió su carrera posterior con mayor o menor acierto.
El tercero en discordia, sería el genial Charles Grodin, haciendo del marido actual del personaje de Goldie Hawn, que como siempre, interpretará a un tipo malhumorado y antipático, que le valdría el Razzie al peor actor secundario de aquél año. Está estupendo también, como siempre.
En cuanto a su director, Jay Sandrich, uno de los directores de comedia televisiva más importantes de todos los tiempos, director de series como “La Hora de Bill Cosby” o algunos episodios de “Dos hombres y medio”,”Como en los viejos tiempos” supondría el único largometraje para cine de su extensísima carrera. No volvió a hacer cine. Eso si, tropecientos trabajos televisivos, avalarían su calidad.
Muy maja, muy recomendable, y divertida. Y Chevy Chase nunca volvería a estar tan bien.

miércoles, 14 de junio de 2017

LOS FOTOCROMOS DE "MALAS INFLUENCIAS"

"Malas Influencias" es una película muy noventera y muy graciosa en la que Rob Lowe esnifa cocaína y sodomiza a James Spader, quién sin que nadie le ponga una pistola en la cabeza, también esnifa y tiene sexo extra matrimonial. Cuando le pillan, no se le ocurre otra cosa que echarle la bronca a su amigo Rob Lowe, con el que tantas juergas se ha corrido.
Tal cual la cuento...
Aquí sus fotocromos!








lunes, 12 de junio de 2017

FUNNY BABY

La última película de Gene Wilder como protagonista, data de 1990, y no podía ser más desafortunada y pringosa.
No se dejen engañar por el póster; si en este bien podemos pensar que se trata de un film de hombre maduro lidiando los envites de aun alocado bebe al estilo de otras “Baby Movies” como “Mira quien habla”, “Baby, tu vales mucho” o “Las Locas peripecias de un señor Mamá”, nada estaría más lejos de las intenciones de la película. Para empezar, el título original anglosajón, nada tiene que ver con el título castellano, paradójicamente, también anglosajón… Así, “Funny Baby” no es más que la estúpida traducción que se le hace al original “Funny about love”. Así que de bebes cagándose por los pasillos, o correteando peligrosamente por las cornisas de un apartamento de Manhattan, nada de nada. En realidad, ni tan siquiera es una comedia. Se trata de un melodrama de corte absolutamente televisivo que trata los problemas y/o consecuencias de un matrimonio incapaz de tener hijos, lo que desemboca en cabreos, divorcios, y  nuevas parejas. Con un contenido más dramático que cómico, si acaso hay una pátina de esto último en una escena “slapstick” en la que Wilder se ha de lavar las manos antes de masturbarse para una inseminación in vitro. Pero encima, esa secuencia estaría incluso mal construida.
Es tan pija y tan pretenciosa esta película, que su concepción se debe a un artículo sobre parejas infértiles de la revista de tendencias “Esquire”.
Gene Wilder, a punto de entrar en su conocida depresión, evidencia síntomas de cansancio, y ni por asomo le vemos en ese alarde de energía de títulos anteriores, lo que es una absoluta pena. Ya para el cine, después de esta, solo le veríamos en su última reunión con RichardPryor en la nefasta “No me mientas, que te creo” y el resto es historia.
El dato marciano y de interés, radica en su director, nada menos que Leonard Nimoy, el mítico Doctor Spock de la saga original de “StarTrek”, quien teniendo una carrera paralela como realizador, además de dirigir un par de entregas de la saga que le convirtió en un icono, se dirige unas cuantas películas, rancias, que denostan los intereses del director. No contento con esta “Funny Baby” tan espantosa, también es el responsable de “Tres hombres y un bebé”, remake americano del éxito Francés “Tres solteros y un biberón” en la que tres solteros tendrán que cuidar a un pequeño bebé, “El precio de la pasión”, sobre el divorcio y las relaciones materno filiares y con Liam Neeson,  o “Esposa por herencia” dónde Patricia Arquette  se tendrá que casar con el hermano de su novio (¡) y entrar a formar parte de una comunidas religiosa estricta. Por lo que, ya se ve por dónde iban los tiros, pero matrimonio, divorcio, paternidad, le traían de cabeza al bueno de Spock. ¡Qué cosa más rara!
La película no se estrenó en cine en nuestro país. Cuando una película de estudio llegaba en plenos 90 directamente al videoclub, era porque, o había hecho muy mala taquilla, o era espantosa y las posibilidades de explotación aquí eran mínimas; “Funny Game” no hizo mala taquilla del todo en los USA.
Eso si, bien reconocible en videoclubes su carátula, muchos la alquilarían pensando que iban a desternillarse; craso error.
Junto a un reparto que no me importa un rábano, destaca en el mismo la presencia de una jovencita Mary Stuart Masterson, antes de convertirse en una estrella fugaz, pegando polvos con un Gene Wilder a punto de cumplir los sesenta tacos.
Muy flojita, la verdad.

sábado, 10 de junio de 2017

MANSON FAMILY VACATION

Y seguimos con Charles Manson, pero ahora adentrándonos en otra clase de película, una "típica" tragicomedia suave de evidente espíritu "indie" salida de la factoría de los Duplass Brothers.
Cuenta la historia de dos hermanos. O, mejor, hermanastros, que no pueden ser más diferentes. Uno, padre de familia conservador y trabajador. El otro, bohemio algo perdido y alocado que no sabe qué hacer con su vida. Un día este se presenta en la formal casa del primero. Resulta que está fascinado con Charles Manson y los crímenes de su familia, y convence a su hermano para que le lleve a los lugares en los que se cometieron. Al principio este se niega, luego cede, luego participa, luego se avergüenza, etc, etc... y todo ello sirve para mostrarnos cómo se desarrolla la difícil relación entre ambos. Ya saben, se odian pero se quieren.
Aunque la presencia de Manson en la trama solo parece una mera excusa, resulta que en el tercio final la historia da un semi-giro, consecuente con la presencia del famoso gurú encarcelado, pero no por ello menos sorprendente y que desemboca en un final muy "indie", de esos semi-alegres, semi-tristes y semi-ambiguos pero agradecidamente sobrios.
En fin, ya saben cómo son esta clase de películas. Nada de humor cazurro, ni estridencias, ni demasiada locura. Es tranquilita pero no aburrida. Es simpática pero no descojonable. Es sentimental, pero no babosa. Los actores están todos muy bien y, en definitiva, que se deja ver sin complicaciones, aunque no brille ni deslumbre.
El director y guionista firma con el misterioso nombre de J.Davis y esta es su primera película en la silla del mandamás.

viernes, 9 de junio de 2017

THE COMEDIAN

8 Años ha tardado Robet De Niro en poner en pie su proyecto sobre “Stand Up”, “The Comedian”. Un proyecto que desde el momento de su concepción no tuvo más que problemas, problemas que desembocaron lastimosamente en uno de los grandes fracasos de este 2017.
En un principio, el proyecto lo había diseñado De Niro para que lo rodase Martin Scorsese. Este, siempre dispuesto a tener en consideración los proyectos de su amigo De Niro. Así, De Niro se puso manos a la obra, y encargó el guión a los guionistas Art Linson y Jeff Ross, y fue entonces, cuando por motivos que no se han dado a conocer a la luz pública, Scorsese decide no entrar en el proyecto.
Más adelante, con De Niro encabezonao con el proyecto, se contrata a  Mike Newell, director de “Donnie Brasco” para dirigirla. Sin embargo, también por motivos no aireados, meses después este es sustituído por Taylor Hackford, director de “Oficial y Caballero” o "Pactar con el diablo” (Marisela, su esposa, en el momento que saliste del apartamento, ella estaba arriba con Carlos. Están en la pipa fumando crack. Mira amigo, están en la cocina compartiendo un Jumbo, y después en tu misma cama, él se la va a meter por el culo. Y a ella le va ha gustar. En tu cama verde especial), quién finalmente la lleva a cabo.
Pero los problemas siguen apareciendo; Kristen Wiig, que adoptará el principal rol femenino, renuncia a hacer su papel. Se lo ofrecen a Jennifer Aniston, esta lo rechaza, y por fin, este acaba haciéndolo Leslie Mann. Por lo demás, el reparto es estupendo, teniendo papeles destacados DannyDe Vito, Harvey Keitel o Billy Crystal.
La película se estrenó en el Afi Fest de 2016, y allí consiguió que Sony Pictures se hiciera con la distribución en USA de la película, mientras que Warner se encargaría de su explotación a nivel mundial. Sin embargo, entre su estreno en el festival, y su estreno comercial en salas, las críticas fueron demoledoras con la película, tachándolo de sin sentido y de ofrecernos una historia muy pobre, por lo que la película salió con 800 salas en los USA, y no llego a recaudar ni tan siquiera 900.000 dólares en su primer fin de semana. Un fracaso mayúsculo. Este fracaso generó que la película quedara relegada al ostracismo y se la tenga poco en cuenta y si en los USA ya ha sido distribuida en formato domestico,  en España, continúa inédita.
Un efecto dominó en toda regla. Ahora ¿Es mala la película? Pues déjenme decirles que muchas veces los plumillas de los críticos, que con sus opiniones pueden decidir el destino de una película, no tienen ni puta idea, porque lo cierto es que “The Comedian”, resulta ser una tragicomedia con olor a clásico. Muy buena, rodada por hackford magistralmente, fotografiando en HD la ciudad de Nueva York con maestría, y contando una historia del todo interesante, donde todo el reparto está estupendo y en especial De Niro, que interprete uno de los mejores papeles de los últimos años de su carrera. Ahora, la película es lenta, eso si, pero porque requiere su tempo, y este es lento. No es muy graciosa, pero es que tampoco es una comedia pura; tiene sus pinceladitas dramáticas. Pero en definitiva, “The Comedian me parece una película cojonuda”.
Cuenta la historia de un cómico venido a menos al que toda sua audiencia recuerda por un papel que interpretó en una serie de los años 70 u 80. Más allá de eso, nadie parece reconocerle su mérito. Un día en un espectáculo, un “Heckler” (un espectador porculero en la jerga “Stand Up”) se pasa más de la cuenta con  el personaje de De Niro, y este, baja del escenario y le da una paliza, por lo que le condenan a prisión y a horas comunitarias, dónde conoce a una chica que le hace tilín. A partir de ahí, y durante las siguientes dos horas,  seremos testigos del día a día de este cómico, de cómo se las apaña para salir adelante, de cómo se enfrenta con el padre de su nueva amiga –estupendo Harvey Keitel- y en definitiva, en como transcurren los días en la vida de este cómico. Estupenda en todos los sentidos.
En cuanto al tema “Stand Up”, la verdad que el repertorio, tanto el que de Niro suelta, como el que sale de boca de otros cómicos desconocidos que aparecen en la película, es material de primera categoría, y convierten “The Comedian” en una de las mejores películas que giran en torno al “Stand Up”.

miércoles, 7 de junio de 2017

LOS FOTOCROMOS DE "USTED PRIMERO, POR FAVOR"

De esta película de Mark Pirro, lo tenemos ¡TODO!. Aquí están sus fotocromos también:











lunes, 5 de junio de 2017

KOPS

Tenía yo curiosidad de ver como sería una comedia Sueca que en su momeno fue un pelotazo y que llegó a estrenarse en nuestras salas de manera comercial.
Previamente, se proyectó  en el festival de cine de comedi de Peñiscola, y Pablo Carbonell, como jurado del mismo, afirmó –y de paso hizo una buena publicidad a la película- que con “Kopps” se había reído más que con todas las demás películas del festival juntas.
Tal fue la trascendencia de esta cinta, que la “Happy Madison”, productora del todopoderoso Adam Sandler , tan visionario que mantiene su relación cinematográfica con Netflix, adquirió los derechos de la cinta con la firme intención de hacer un remake adaptando el argumento a la idiosincrasia americana y Sandleriana. Sin embargo, quince años después de su compra, todavía sigue sin haber noticias al respecto.
Por otro lado decir que el propio título del films es un chiste al ser “Kopps” la palabra para decir “Cops” en inglés con un fuerte acento sueco. Cómo si hiciéramos una pelí en España que se titulase “De Polís” en referencia a “The Police”. ¿Me he explicado bien?
En cualquier caso, la cosa pintaba de lo más desmadrada, y su exótica procedencia me llamaba la atención.
Cuenta la historia de un pueblecito de algún lugar de Suecia en el que los Policías pasan el día como buenamente pueden, porque hace miles de años que en ese tranquilo pueblo no se ha cometido un delito: comiendo perritos calientes, Gofres, cuando no, sacando vacas que se cuelan en rotondas. Por lo demás, la vida de estos policías tampoco es muy divertida; uno liga en páginas de contactos, otro es un flipado de las pelis de polis americanas y el resto llevan una cómoda vida familiar.
Hasta que un día, el gobierno, con un nuevo plan de recortes, decide cerrar la comisaría del pueblo dado que, al no haber delitos, es un gasto inútil, lo que supondría el traslado de estos policías a otras comisarías del país. Es entonces cuando, con el afán de mantener la comisaría operativa,  comienzan ellos a cometer delitos que por otro lado solucionarán. Hasta que un buen día, uno de esos delitos se va de madre y las cosas se complicarán.
La película se deja ver tranquilamente, es curiosa y entretenida, pero tiene muy poco de alocada. Es más, en mi fuero interno, yo no calificaría a “Kopps” de comedia. No sabría como definirla. Lo cierto es que es más parecida a una comedia de los hermanos Coen que a una de lo Farrelly. Tiene más similitudes con “Fargo” que con “Loca Academia de Policia”. Pero además, parece que la comedia Sueca ya es de por sí serena, ya que, en un par de escenas en las que se les va de las manos el asunto cómico –con la enésima parodia a “Matrix” y Neo esquivando las balas- lo hace siempre dentro de las ensoñaciones o delirios de uno de los protagonistas, para que así, no se joda el tono realista del resto de la cinta.
En cualquier caso, la película está bien, pero no ha motivado mi posterior interés por los Suecos ni por sus comedias.
En cuanto a sus protagonistas, el que más bis cómica tiene es un tal Fares Fares, mientras que el resto, más comedidos, tienen nombres impronunciables para mí. Ahora el descubrimiento de la película, por lo que bien merece la pena el visionado, está en la actriz Eva Röse; probablemente, una de las mujeres más guapas que se han visto en pantalla.
Dirige la cinta, Josef Fares.

sábado, 3 de junio de 2017

WOLVES AT THE DOOR

En el momento que me dispuse a "adquirir" esta película, confieso que no la miré con detenimiento, simplemente me atreví a juzgar por la (minúscula) caratula y el título. Así, rápidamente, saqué la conclusión de que era un zetismo sobre hombres lobo. "Ala, pa la noche!". Cuando llegó el momento de darle al play, me sorprendió encontrarme ante un producto de Warner Bros con un look indiscutiblemente mainstream. "Concho!" exclamé. Y de hombres lobo, nada. Resulta que era un "home invasion", esas pelis sobre visitas desagradables e inesperadas.  Estaba situada en los años 60 y se hablaba de hippies sucios que entran en las propiedades de gente adinerada para amargarles la noche. Errr... eso suena a la movida de Charles Manson, pero no creí que fuese su trama porque en lo poco que había leído, no vi ninguna referencia directa... y una de tal envergadura, bien lo merece, ya sea por su sentido histórico como por el comercial.
Pues resulta que al rato, uno de los personajes femeninos responde al nombre de Sharon, está preñada y es actriz. ¡¿Cómor?!, entonces esa es Sharon Tate, y esto que estoy viendo narra la terrible noche en la que fue asesinada por los seguidores del puto Manson.
Efectivamente, caballeros, ESO cuenta "Wolves at the door". Y lo hace adaptándose a las formulaciones genéricas del terror. Tal es así que se saltan a la torera datos reales y verificados. Incluso le dan un poco de impronta heroica a una de las chicas protagonistas (claro, hay que ser políticamente correctos) cuando le suelta un palazo en pleno jeto a una de las hippies.
Y aquí es cuando me hice la pregunta del millón: ¡¿Pero qué cojones es esto que estoy viendo?!. Yo os lo digo: Una peli de terror INSPIRADA en hechos reales. Es decir, que se valen de la masacre de Manson para contar una historia levemente distinta. ¡Raro!.
De hecho, me ofendí un poco: ¿Cómo osan frivolizar de esta manera un acontecimiento tan dramático y terrible?, ¿hacer de ello una cosa de serie B llena de topicazos?. Bueno, algo parecido hizo James Cameron con la movida del Titanic y ya ven cómo le fue.
Personajes encerrados en una casa a merced de unos asesinos locos, poco higiénicos y greñudos que los van acosando y matando. Todo ello facturado muy profesionalmente, bien interpretado, bien ambientado y que no se hace especialmente pesado gracias a que solo dura una hora y once minutos. ¡Gracias a dios!. Claro que ayudó a que se me pasara en un plis estar todo el rato intentando entender por qué.
Y es que al final, rizando el rizo, sí que se echa mano de imágenes reales del caso Manson y de lo que pasó una vez terminada la horrorífica velada. Vale, así pues me están diciendo que esto que acabo de ver SÍ es la recreación de aquello.... ¿por qué entonces tomarse la licencia de cambiarlo y añadirle toques típicamente hollywoodienses?. ¡¡S.O.S!!.
Evidentemente, aunque no faltan algunas escenas medianamente angustiosas, olvídense de presenciar la parte más cruda. De eso ya se han encargado otras mentes perversas desde la independencia como Jim Van Bebber o John Aes-Nihil. Lo que aquí tenemos lo firma John R. Leonetti, todo un aplicado artesano que en su cirrículum como director tiene cosillas sosillas del calibre de "El efecto mariposa 2" o, sobre todo, "Annabelle".
En el reparto destaca Elizabeth Henstridge, a la que conozco por su papel en la serie de "Agentes de Shield".
¿Y qué sensación nos queda cuando "Wolves at the door" ha concluido?. Pues no puedo afirmar con contundencia que sea una basura, o que sea una chapa, porque no lo es. Pero tampoco me ha supuesto nada especial. Un producto del montón, que cumple lo justo y se acaba.

viernes, 2 de junio de 2017

LANZAMIENTO DE VIAL OF DELICATESSENS: EL LIBRO DE ESTA SANTA CASA

Hoy sale a la venta el libro de nuestro décimo aniversario como blog y vigésimo como marca:

SOLO POR 12 € ENVÍO INCLUÍDO!!!



AQUÍ VALE TODO: EL LIBRO. FANZINISMO 1997-20015
Varios Autores (Naxo Fiol Ed.)

Un incierto día de 1997, el fanzine "Aquí Vale Todo" vio nacer su primer número. Imprenta, portada a color y distribución amplia por tiendas especializadas. Todo un lujo. Uno que se repitió en el superior número dos. Entonces surgieron problemas con la editorial y aparentemente el fanzine dio su último suspiro. ¿O no?
En 1999 salió un tercer ejemplar, de nuevo luciendo portada a color y amplia tirada. Hizo su función y una vez más se sumió en un extenso letargo. Esta vez pasaron ocho años, pero estaba claro que "Aquí Vale Todo" se resistía a morir y el 2 de Junio del 2007 resucitó en formato blog. Y como tal ha durado hasta hoy, una década después, muy activo.
De entre medias, retomó el gusto por la fan-edición que todo lo originó y propició el nacimiento de tres "AVT Zines" mediante fotocopia. Justo entonces, pasó a convertirse en la publicación oficial de la "Maratón de Cine Fantástico y de Terror de Cotxeres de Sants" durante ocho ediciones / años (la misma cantidad de tiempo que separó el último ejemplar impreso del renacer como blog, ¡curioso!).
Entre medias ha habido más, mucho más. Un libro, "Malas pero divertidas" (Raima Edicions, 2011) , un podcast, contenidos extras para dvd´s y tantos otros proyectos que, más pronto más tarde, verán la luz.

Sin embargo, lo que ahora nos interesa es la etapa fanzinera de "Aquí Vale Todo", comprendida entre 1997 y 2015. Todo el material vomitado en ese espacio de tiempo, y en formato papel, es lo que "Vial of Delicatessens" se ha tomado la molestia de unir entre dos tapas en un lujoso, generoso y completo tomo, celebrando así los diez años del nacimiento del blog y los veinte de la marca "Aquí Vale Todo".
El libro supone un viaje intenso, directo, honesto, sin intelectualismos baratos, pretensiones artys, ni excusas, al fascinante mundo de la fan-edición a base de artículos desenfadados, crudos y repletos de información sobre toda clase de cine de género, música o cualquier muestra de subcultura. También completan el lío un buen porrón de comics cafres, políticamente incorrectos y sanamente zarrapastrosos. Material de primera para aquellos que deseen romper con convenciones y estén aburridos del "más de lo mismo".


CARACTERÍSTICAS:

Pags: 196
Formato: 210 x 300 mm.
Papel interior: Offset, b/n
Portada: Laminado mate. Color
Encuadernación fresada.
¿y dónde puedes encontrarlo? pues únicamente en:

jueves, 1 de junio de 2017

¡¡MAÑANA CELEBRAMOS 10 AÑOS DE BLOG Y 20 DE EXISTENCIA!!

Pues sí, queridos lectores. Tal y como explicamos el pasado Martes en el podcast, mañana día 2 de Junio este blog estupendo cumple una década de activa vida. Y ya puestos, este 2017 también se cumplen 20 del nacimiento de la marca "Aquí Vale Todo", que dio sus primeros pasitos en formato fanzine (o prozine, pal caso) por ahí 1997, y aunque con los años mutó en el blog que hoy todos ustedes conocen, de vez en cuando, y hasta 2015, nos fue molando eso de retomar el formato papel, por los viejos tiempos.
Pero esos mismos viejos tiempos quedan ya muy lejos. Y aunque afrontamos el futuro con algún proyecto de libro, es muy probable, o casi diría segurísimo, que no habrán más fanzines bajo el sello "Aquí Vale Todo".
Por eso pensamos que estaría bonito, a modo de aniversario, juntarlos todos en un mismo tomo, desde los primeros, impresos y con portada a color, pasando por los de fotocopia y blanco y negro, hasta llegar a los boletines que durante ocho ediciones parimos como publicación oficial de la "Maratón de Cine de Terror de Cotxeres de Sants". Todos ellos apretujados entre dos tapas. Tal cual, sin más florituras. Listos para ser devorados.
Eso mismo es lo que mañana pondrá a disposición de todos ustedes el sello Vial of Delicatessens. Cien copias únicas. Y no habrá reediciones ni nada que se le parezca.
Pero el anuncio oficial será, como digo, mañana. Hoy toca dejarles con este vídeo a modo de aperitivo que se curró el bueno de Víctor y que, espero, les ponga los dientes largos.



miércoles, 31 de mayo de 2017

LOS FOTOCROMOS DE "BARFLY, EL BORRACHO".

Producción de la Cannon de las menos recordadas; Las de arte y ensayo. Pero "El Borracho", pese a estár dirigida por Barbet Schroeder y con el nombre de Coppola de por medio y basarse en vivencias de Charles Bukowski, no deja de tener ese agradable tufillo a Cannon. Por eso me gusta tanto.
También decir que, probablemente, Mickey Rourke nunca estuvo mejor que aquí.
Les dejo con los fotocromos.











martes, 30 de mayo de 2017

AVT PODCAST (79)

Aquí Vale Todo, la marca, cumple 20 años, y que mejor celebración que recopilar todo lo que se ha ido editando en papel bajo el sello entre 1997 y 2015 y presentarlo en formato libro, que todos ustedes, si son buenas personas, comprarán en masa. Y es que es triste de pedir, pero más triste es de robar. Tras hacerles saber las buenas nuevas de Vial of Delicatessens y esta casa en particular, nos montamos un pequeño debate Cannes versus Netflix, al que acabamos poniendo fin para hablar de las películas que traemos vistas estos días atrás.
El documental Chemsex, que trata entre otras cosas de ginder, drogas, slamming, positivismo (no es lo que piensas, en serio) y lubricante anal. Con los tres integrantes ya escandalizados continuamos con Cabeza de Muerte, la mezcla cutre salchichera de serial killer, drogas alucinógenas, y jovencitos muriendo macabramente, pero aburriendo a las ovejas, para desgracia del espectador. Larry Cohen (no ese Cohen) exprime al máximo diez minutos de Bette Davies para hacer una película sin sentido ni ritmo en La bruja de mi madre.
De película conjunta teníamos Nadie conoce a nadie, película de Mateo Gil que ha polarizado al staff completo, cada uno tiene una opinión distinta del resto, y eso es bien. Pero no acaba aquí la cosa, porque nos ponemos hablar de Super López, Bruguera, Amenábar….. joder si es que AQUÍ VALE TODO.
A por 20 años más.




lunes, 29 de mayo de 2017

RAPPIN'

Una de las películas más olvidadas de la Cannon, y a su vez, una de las peores de su catálogo, sería esta “Rappin’”. De hecho, no es uno de los títulos que salen a relucir muy a menudo cuando se habla de las películas que convirtieron en mítica a la productora. Es un claro ejemplo de que no solo dentro de los parámetros del cine fantástico, se pueden encontrar películas “malas pero divertidas”. El despropósito que supone “Rappin’” para el séptimo arte en general, no comprendo como no ha sido más sonado. Cierto es que en algunos círculos exquisitos del  fandom USA, de unos años a esta parte, “Rappin’” goza del culto que se merece, pero no dejaría de ser un nicho dentro de un nicho; el mofarse y disfrutar de esta película al mismo tiempo, como quién lo hace con un obvio “Troll 2”, es una actividad para sibaritas que tiene su cenit en las calles de "Pitchburg" donde se rodó, y dónde tiene un mayor número de fans que proyectan y disfrutan la cinta en comandilla.
Se trata de la última intentona de Menahen Golan Y Yoran Globus por  explotar el filoncillo en taquilla que experimentó el movimiento Hip-Hop.
Cómo ya habían tocado el tema del Break Dance, ahora le tocaba el turno a la más importante de las disciplinas de esa cultura, que es el rap. ¿Y cómo solucionan el hecho de tener que introducir rap en una película? Pues haciendo un músical en el más estricto sentido de la palabra. De aquellos en que, a mitad de la acción, alguien se pone a cantar, solo que en este caso se ponen a rapear.
La Cannon, sabía que una película de estas les sería rentable y les haría ganar dinero –que equivocados estaban-, pero no era “Rappin’” el proyecto en el que estuvieran más implicados los “Go-Go Boys” de los muchos que tenían, por lo que le restaron importancia al film, si bien, nadie allí tenía ni puta idea de lo que era el Hip-Hop.
Se contrato a uno de sus hombres de confianza, Joel Silberg, que ya había dirigido con excelentes resultaos –económicos- “Break Dance”, y con un guion de mierda de Adam Friedman y Robert Jay Linz –que luego ni se prodigaron mucho, ni destacaron en lo que a escritura de guiones se refiere- se tiraron a la piscina a filmar una película que nos presenta un material que en absoluto se asemeja lo más mínimo a lo que vende. Cuando lo fácil hubiera sido tirar de cliché –podían haber tenido como ejemplo sus propias películas sobre el tema, u otras como la respetabilísima “Beat Street”- se sacan de la manga unos personajillos, que más que parecer raperos, parecen personas ajenas al movimiento disfrazados de rapero, que es en lo que en realidad eran. No hay rapero menos creíble que este “Rappin Hood”-Así se llama- que nos ofrece el protagonista, un joven y pizpireto Mario Van Peebles.  Es por eso, que como Van Peebles no rapeaba una mierda, el mítico Master Gee, rapero de la mítica Sugar Hill Gang, que andaba por allí asesorando, cuando sugirió que como iban a hacer una película sobre raperos sin nadie que supiera rapear, fue contratado para que escribiera todas las letras que en la película iba a cantar Mario Van Peebles. Una vez escritas, Van Peebles, interpretándolas, más que rapear parecía que se estaba follando a un mono tuerto, por lo que Master Gee volvió a solucionar la papeleta a la Cannon, doblando las rapeadas de de Van Peebles.
Por si esto fuera poca patata hervida, rodaron la película con las canciones acapella, introduciendo en postproducción las producciones musicales, por lo que estas no concuerdan con las voces de los raperos y van siempre desacompasadas; por un lado la música, y por otro la voz, en un alarde de retardismo fílmico. Una chapuza de dimensiones inimaginables, vaya.
Por otro lado, buscando info en Internet, y es algo que en España se pierde por el idioma, los fans hacían especial hincapié en sus reseñas, a lo risible de la presencia de Ice T en la película –que aparece en todas las películas sobre Hip-Hop de la Cannon-  en la cual, estando participando en un concurso de rap que monta una discográfica, mientras que el resto de los participantes cantan un rap más o menos alegre y positivo acorde con el tono que tiene toda la película, Ice T canta una de sus canciones previas a convertirse en una mega- Estrella, “Killers”, de lo más agresiva y explícita, en la que hablan de brutalidad policial y del  uso de armas contra la policía. El Jurado del concurso, meneando la cabeza, dice que no está mal, pero que no es lo que anda buscando. Es entonces, cuando entran dos borrachos armando bronca, y Mario Van Peebles que anda por ahí, los disuade soltándoles unas rimas improvisadas hablándoles de lo malos que son los efectos del alcohol. Más que suficiente para que el jurado se fije en él y le ofrezca grabar una demo. Una escena absurda y ridícula. No en valde, la sensación de vergüenza ajena hace acto de presencia desde los títulos de crédito, en los que Van Peebles, armado con un radio cassete, rapea por las calles del ghetto, a la cara de sus vecinos.
La trama es sencilla: Rappin’ Hood es un muchacho que acaba de salir de la cárcel totalmente reformado. Cuando llega al barrio, ve que este está completamente sometido por las empresas inmobiliarias que matan de frio y de irregularidades a los inquilinos de sus edificios. Con artes no del todo legales, Rappin Hood tratará de resolver esos problemas mientras se mete en diversos líos de índole callejera, y entre medias, rapea en cualquier situación. Un espanto.
Como no supuso un éxito como las anteriores películas de Hip-Hoperos, “Breakdance” y “Breakdance  2: Electric Boogaloo”, “Rappin’”, en un alarde de autoexpolio, se lanzó como secuela directa de estas, siendo conocida en muchos países angloparlantes como “Rappin’ Breakdance 3: Electric Boogalee”. Huelga decir, que en la película, salvo dos segundos al principio de la película que Mario Van Peebles hace algo de baile “Poping”, mientras rapea, el Break Dance no hace acto de presencia ni una sola vez en toda la película, y el único nexo de unión con las otras películas es, como ya he dicho antes, la presencia de Ice T, que en cualquiera de las tres películas esta se reduce a cameo.
Como anécdota, decir que uno de los grupos primigenios del rap de principios de los 80, era los Fat Boys, que siempre rapeaban sobre comida; como normalizando el tema de que los rappers gordos rapeen sobre comida, uno de los miembros de la banda de Rappin’ Hood, se marca una canción al estilo de los Fat Boys que, efectivamente, vuelve ha hacer al espectador morir de vergüenza ajena.
En el reparto, junto a Van Peebles tenemos a unos primerizos Kadeen Hardison y Eric Lasalle, que a día de hoy se debían preguntar que demonios hacían en esta película, y en la nomina de raperos, además de a Master Gee en el doblaje, tenemos a The Force MD´s, T-Force y  Tuff Inc, todas ellas formaciones de rap pioneras, que acabaron en la peli a golpe de cheque.
Al director, Joel Silberg, todavía le dio tiempo a  rodar “Lambada, fuego en el cuerpo”… pero eso es otra larga historia…