sábado, 24 de noviembre de 2012

CHRONICLE

Dentro de mucho tiempo, los estudiosos recordarán estos últimos años vividos como el auge del cine de superhéroes, y "Chronicle" será considerada la rareza del "pack" o, lo que es lo mismo, la aparente improbable combinación de las dos modas reinantes, el mentado género superheróico y el "found footage", casi siempre más ligado al terror.
"Chronicle" narra, en esencia, el nacimiento de un futuro superhéroe. También el de un supervillano... lástima que a este no le den demasiada cancha para evolucionar. Y lo hace desde el punto de vista de varias cámaras, en especial la que uno de los chavales acarrea durante toda la peli. Este, el típico tímido e inadaptado con problemas en casa aunque inevitablemente guapito, descubre, en compañía de dos adolescentes más, un agujero en el suelo que conduce hasta lo que parece una nave espacial (o eso pienso yo, aunque nunca te explican en realidad de qué se trata). Se someten a su radiación y, en consecuencia, adquieren poderes mentales. Poco a poco irán desarrollándolos y lo que arranca como un juego divertido, un modo de montar gamberradas o lucirse frente a las chicas del "insti", terminará derivando en algo mucho más serio, peligroso y... apocalíptico.
Primer fallo... bueno, en realidad, el único: La estética del "found footage" no le pega nada a "Chronicle". Que sí, que es muy original, y consigue algunos momentos interesantes, como cuando los chavales descubren que pueden volar, uno de los grandes aciertos de la película. Sin embargo, en general, el rollo "Johnny, deja de grabar! (y Jhonny no para)" molesta. Interrumpe el disfrute. Y "Chronicle" perfectamente podía haber sido contada desde una perspectiva standard.
Superado eso, el resto son todo cosas buenas, empezando por unos logradísimos efectos especiales (cuyo mérito reside en hacerlos creíbles dentro de un formato tan verosímil como el elegido), el notable ritmo que tiene la historia, la relación de los chavales, que no pierdan demasiado el tiempo con historias de amor (otro fallo, no te tragas que la niña mona sea también adicta a grabarlo todo, hasta cómo abre la puerta cuando llaman al timbre), acabando en esa batalla final espectacular, digna de tebeo de tipos con capa y calzones.
Lo más curioso de "Chronicle" es quién firma el guión, Max Landis, hijo de John, quien, según leí, ya está puesto en la secuela. Y la pienso ver, sí, que esta primera me ha gustado bastante y, ante todo, y por encima de todo, me ha entretenido un rato.