jueves, 22 de noviembre de 2012

Irredeemable e Incorruptible (comics)

Estas dos colecciones de Boom comics escritos por Mark Waid se basan en una premisa muy simple, que ocurriría si el Superman de ese mundo no aguantara la presión de ser el salvador de todo el planeta y acabara perdiendo la cabeza y volviéndose el villano. A su vez, uno de sus enemigos más acérrimos (no el que sería su Lex Luthor, que ese sigue siendo malvado y además está enamorado del héroe), cambiara de bando y se volverá ahora el héroe, o al menos un superhéroe más. Su punto de partida no es nada de otro mundo, sencillamente se invierten los papeles y ya, pero luego “la trama se complica” (grito de guerra de la Maratón de Cotxeres de Sants)

Plutonian se ha vuelto violento y errático, destroza países enteros en menos que canta un gallo y sume al mundo en una crisis global casi apocalíptica. Sus compañeros de El Paradigma (la Liga de la Justicia de este mundo) intentaran por todos los medios detenerle, pero es demasiado poderoso e irán muriendo a sus manos uno tras otro. Solo unos pocos de los héroes sobreviven a los ataques, y aunque Qubit, el que lleva la voz cantante entre los supervivientes, desea con todas sus fuerzas volver a Plutonian a su estado anterior, finalmente entenderá que esto no es posible y solo queda la opción de acabar con él, aunque sea algo que nunca ha hecho, matar a alguien. Por su parte, en Incorruptible, se nos cuenta la historia de Max Damage, un villano con súper resistencia y súper fuerza cuyos poderes se van acrecentando cuanto más tiempo este despierto, la pega que tiene es que la falta de sueño le vuelve irritable y más propenso a la violencia de lo normal, que en su caso ya es mucho. Max al ver como Plutonian (al que todos llaman Tony) arrasa una ciudad entera, con sus inocentes niños, mujeres, ancianos y todo lo que pille por delante, decide equilibrar la balanza y pasarse al bando de los buenos. Pero Max nunca ha sabido como ser un héroe, así que simplemente se dedica a hacer todo lo contrario a lo que haría normalmente, con unas férreas convicciones y sin salirse ni un pelo de la línea marcada. Max no es un santo, en su pasado ha hecho cosas horribles, y aunque la policía está en su contra, poco a poco va ayudando con la reconstrucción de la ciudad en la que ha vivido siempre y acabara siendo visto como el guardián de los ciudadanos que antes tanto le odiaban. Las dos series se unen un par de veces para que tengamos enfrentamientos entre Tony (Plutonian) y Max, y aunque los combates quedan en tablas, Plutonian le pone la cara guapa a Max.

No sabría con cuál de las dos series quedarme, Plutonian empieza muy bien, pero a la mitad la cosa decae un poco para luego remontar un poco al final. En cambio Incorruptible empieza muy bien y se va deshinchando en su parte final. Aun así, si tuviera que decidir me quedo con Incorruptible y con Max Damage. Suerte de que se pueden leer las dos.