viernes, 30 de marzo de 2012

TIMERIDER (EL JINETE DEL TIEMPO)

Clásico de los video-clubs de nuestra época que jamás llegué a alquilar por un motivo bien sencillo: lo delatadoras que eran las imágenes de la parte de atrás de la caratula. "Timerider" estaba ambientada en pleno oeste y a mi, ya desde chaval, el western era un género que nunca me atrajo, salvo honrosas excepciones (no, no van aquí incluidas las aburridas aportaciones de Sergio Leone). Han tenido que pasar toda esta ristra de años (muchos) para que Mr. Pajarillo me la cediera en formato Beta y yo la viera ayer noche gracias a mi ruidoso y encantador armatoste-vídeo.
Lyle Swan es un reputado piloto de motocross que un día, en plena ruta desértica, cruza por en medio de un experimento científico y, sin darse ni cuenta, viaja al pasado, concretamente a la época del oeste. Una vez allí, su apariencia y, especialmente, su moto harán que se meta en toda clase de líos. Un grupo de rufianes le perseguirán, obsesionados en agenciarse la poderosa "máquina" sobre la que el muchacho cabalga. Una chica se lo beneficiará y, en fin, alguna cosa más.
Pues sí, hice mal no alquilando "Timerider" en su día porque la verdad es que está un rato entretenida. Igual que el western no me tira mucho, sí me ponen cachondo las pelis de viajes en el tiempo, con especial afición por las partes en las que el viajero, si va hacia el futuro, o el testigo, si vive en el pasado, lo flipan con los avances tecnológicos que contemplan. 
"Timerider" es pura consecuencia del nuevo cine espectáculo que despuntaba ya en su momento (1982) en Hollywood, la diferencia es que sus perpetradores no contaban con los holgados presupuestos habituales de aquella época y se ven obligados a ceñirse más a la narración y a los personajes que a la priotecnia visual, lo que en este caso es un acierto. El film se gasta un ritmo más que efectivo, y el generoso y lustroso reparto está a la altura: Fred Ward (que interpreta al motorista pero, curiosamente, figura como secundario en los créditos), Peter Coyote en el rol del malo (siempre me ha fascinado la versatilidad de este señor que tanto puedes ver en un drama de prestigio como en una rastrera serie Z de terror), la guapa Belinda Bauer, y segundones de lujo como Richard Masur, Tracey Walter, Ed Lauter, L.Q.Jones y Miguel Sandoval debutando.
El director es William Dear, que aunque no sea extremadamente conocido, tiene en su haber un par de obras bastante reconocibles. Por un lado "Bigfoot y los Henderson" y por otro el episodio de la falsa momia de "Cuentos asombrosos" (bueno, y "Agente Juvenil" con Richard Grieco). Resulta curioso que Dear terminara currando para Spielberg habiendo parido algunos títulos muy deudores de su cine, especialmente si tenemos en cuenta el trivial, pero existente, parecido entre la trama de "Timerider" y la posterior "Regreso al futuro 3".
A "Timerider" también se la conocía como "La aventura de Lyle Swan", lo que hace pensar que tal vez se pretendía dar forma a una nueva franquicia, cosa que no cuajó por los motivos que fueran.
Una peliculilla sencillita, sin pretensiones y sin capacidad de deslumbrar pero que entretiene en su justa medida. Recomendable.

jueves, 29 de marzo de 2012

NARCO SATANICO

Dentro de todo sub-género, hay otros géneros, y uno de los que me la pone gorda es el de los amarres y la magia negra, ejecutada por amor a una persona (normalmente mujeres que aman a hombres) y con trágicas consecuencias para todos. Una muestra más que palpable es la china y absolutamente maravillosa BLACK MAGIC (ver en nuestro libro “Malas pero divertidas”), y desde México, la que nos ocupa, NARCO SATANICO, que es conocida también por otros títulos como TERROR, SEXO Y BRUJERÍA o CAUTIVO DEL MAS ALLA. Obviamente, el narco del título, no sale por ningún lado, con lo que deducimos, que el título que ilustra la reseña y el póster, se lo sacaron de la manga con la proliferación del cine narco, que tan buenos resultados da en video-clubs mexicanos.
Cuenta la historia, de una mujer que ve como el hombre de su vida, se está beneficiando a una rubia. Así que, acude a una médium para que le saque de dudas. Las cartas hablan de matrimonio para la rubia, con lo que la muchacha entra en cólera, y pacta con el diablo, quien a cambio de su alma, le dará poder sobre los hombres, disfrute de los placeres y no se cuantas cosas más, además de un cuchillo con el que podrá matar sin problemas, con el aliciente de que nunca será descubierta. Se carga a su maromo porque así se lo manda Satán, y este poseerá el cuerpo de un pazguato, con el fin de llevar a cabo su propósito.
Lo cierto es que el tedio y la mala narración, hacen que le cueste a uno seguir el argumento en condiciones. La película es confusa e incoherente a más no poder, pero se compensa (ya lo creo que lo hace) gracias al nivel de alta diversión que nos proporciona, a saber: El contundente gore. No es que la película sea un festival, pero el que sale es muy borrico. Especial mención para la puñalada en el cuello que le da la protagonista a su hombre, y las cantidades de sangre que este derrama por el suelo. Los bichos. Tenemos desde, un demonio que en realidad es un señor con una careta y un mono lleno de pelo, un fantasma con sabana, un clon Mexicano de Phil Fondacaro, y, probablemente, el zombie de aspecto más chanante que se haya visto en una película. Y el final, que nos remite al principio del film, y no sabemos si tomárnoslo muy en serio o no, porque parece el final de un mal chiste.
Así que, si, merece la pena echarle un vistacillo a esta carroña mexicana.
En las labores de dirección, Rafael Portillo, director de LA MALDICIÓN DE LA MOMIA AZTECA entre tropecientas escorias más, y en el reparto clásicos del cine Mexicano, y como no Ana Luisa Peluffo, presente en todo producto de baja estofa que se precie de serlo… por lo menos en México lindo.
Un estilo peculiar y oloroso el de estos mexicanos, que muchas de sus películas de terror, y esto es una constante independientemente del director, se debaten entre la genialidad y la negación más absoluta. I love this game!!!

miércoles, 28 de marzo de 2012

EL MARAVILLOSO MUNDO DEL BETAMAX



Ahí tienen la nueva ración de cintas Beta que ha entrado a formar parte de mi humilde familia, gracias al enigmático Mr.Pajarillo. En este grupico hay préstamos y agradecidos presentes. Las que pertenecen al segundo grupo, a poco que me conozcan, son obvias.... podría decirles cuales pero ¿dónde estaría la emoción?.



Antes de deshacerme de la copia de "2010", no podía dejar pasar la oportunidad de retratar juntas a estas dos. El intocable clásico y su discutible secuela, ambas en formato Beta. La de Kubrick me gusta. Incluso en su momento fui a verla a la Filmoteca en pantalla grande. La segunda parte pues, bueno, salvo por el desenlace, no está tan mal. Se puede ver perfectamente. Aunque queda a bastante distancia de poder considerarse un clásico. Con todo, era una ocasión de esas que "pintan calva" para sacar estas simpáticas foticos.


Y a continuación, un juego. 
Encuentren ustedes las diferencias entre estas dos:


SOLUCIÓN:


martes, 27 de marzo de 2012

SEARCH FOR THE HOLY TRAIL

Deportes extremos. Yo odio cualquier cosa que tenga que ver con el deporte. Y sobretodo, odio los vídeos en los que virtuosos de algún tipo de estos deportes, hacen sus exhibiciones ante una cámara, para que unos pajilleros se pajeen viendolos, y comprendiendo que ellos nunca practicarán ese deporte con la perícia que están demostrando sus ídolos. Así que imaginaos lo que me parecen los odiosos vídeos de Skate Board, por ejemplo.
Jamás, me imaginé, entonces, delante de la pantalla visionando una película de bicicletas de montaña. SEARCH OF THE HOLY GRAIL, no obstante, me la comí enterita.
Pero dejad que os cuente. En una de mis excursiones a las ya casi extintas tiendas de dvd de segunda mano, donde si rebuscas, mucho se tiene que torcer la cosa para que no te encuentres con una rareza, me topo con este dvd. Lo cojo, lo examino, me vanaglorio ante su pinta cutre, leo los créditos y veo: “A 16 mm. Film by Bjorn Enga”. Y no se por qué, pensé que se trataba de una película underground Sueca, así que sin pensarmelo, me la llevé.
Cuando la pongo en el reproductor, casi me llevan los demonios cuando descubro que se trata de un vídeo sombre Montain Bike. Aún así le doy al play, y veo que no es un vídeo chabacano, si no una película en 16mm. con un grano, una textura, y unos colores chillones fascinantes. Entonces tenemos una película en la que un grupo de “biciclistas” se van a diferentes lugares del mundo con el afán de saltar (volar incluso) y descender de las más peligrosas montañas, con el fin de marcar paquete. Incluso tienen los santos cojones de montar en bicicleta por las calles de Marruecos ataviados con burka. Una actitud muy de “chaning”, que les va mucho a este típo de deportistas… tanto, que en su afán por rozar la trangresión, al final convierten estas actitudes en tópicos.
Pero con ese 16, resulta todo taaan bonito… además, el director de esto, Bjorn Enga, tiene alma de cineasta, así que combina las escenas de descensos con la bici (que según lo pida la secuencia están montadas con más brío o menos) con ficciones que el mismo protagoniza, en las que se va en coche a Las Vegas, lucha a base de Kung fu contra el mismo, o es deborado por un monstruo generado por C.G.I. de lo más chabacano. Con lo cual, y gracias a su escueta duración, tenemos una película de bicicletas, que si está aquí reseñada es por algo. Por que está bonita.
Pero bueno, esto no significa que me vaya a aficionar a los deportes, ni a las películas sobre estos. Que esto quede aquí resgistrado como mera anécdota

lunes, 26 de marzo de 2012

LA HIJA DEL TRUENO

Según Mr.Pajarillo, el proveedor que me cedió el VHS original de esta peli, "La hija del trueno" arrastra cierto culto y la puedes localizar a la venta en internet a un precio bastante respetable. Ahora que la he visto, puedo afirmar que en el mundo existen dos grandes peligros capaces de hacernos perder el raciocinio. Uno es la vagina. El otro, la nostalgia. Es este último el único que puede explicar por qué un film tan soso y anodino como "La hija del trueno" va tan buscado.
Vale, estamos en el futuro. El agua escasea y la peña se mata por ello. Una banda la mar de cabrona comandada por un homosexual psicópata hace judiadas allá donde va y por mera diversión. En una se cargan a la familia de una cria con cara de retarded. Esta es acogida por un especie de "Mad Max" regordete y entrado en años que la convierte en una guerrera invencible. Ha pasado una década, la niña es ahora una tia más o menos atractiva y el "Mad Max" es ya un anciano. Curiosamente, todos los personajes secundarios, incluidos los malos, están exactamente igual. Total, que el padre adoptivo de la moza muere y esta decide vengarse de una puta vez con ayuda de un guaperas que se encuentra por el camino. Fin.
La deuda con "Mad Max 1 y 2" es evidente, aunque no tan descarada como suele ser habitual en los exploits italianos. Aquí aún encontramos ciertas variaciones, en este futuro existen los tios trajeados y las corporaciones, y no está todo en ruinas. Sin embargo, la mítica "Lightning Video" decidió apostar por el rollo "madmaxiano" eligiendo las fotos para la caratula (los vehículos con ruedas limitan su protagonismo a lo esencial) y ese título que recuerda mucho, obvio, a "Mad Max: Más allá de la cúpula del trueno", parida un año antes. En realidad "La hija del trueno" se titula "Osa", que es el nombre de la chica guerrera, a la que da vida Kelly Lynch, actriz que poco después viviría un escueto momento de gloria gracias a su intervención en "Drugstore Cowboy" de Gus Van Sant. En un papel muy enano reconocemos a un jovencito Bill Moseley. A pesar de su cutre-aspecto y del nombre de su responsable, Oleg Egorov, la peli está nacionalizada como yankee. Si tu lo dices.
"La hija del trueno" es un coñazo bastante notable... carece de ritmo, carece de capacidad de entretener, carece de violencia y gore, carece de absolutamente todo... y está claro q
ue no merece ni un puñetero euro de los muchos que algún listo pide por ella.

domingo, 25 de marzo de 2012

THE BIRTHDAY

El hecho de que una película española cuente en sus filas con dos iconos del cine ochentero (Corey Feldman) y el setentero más castizo (Jack Taylor), realizada por el fan del cine de los 80 que se supone que es Eugenio Mira, y que se estrenó prácticamente de tapadillo, me llamaba poderosamente la atención, así que en cuanto se editó dvd, me agencié una copia. Y después de verla, pienso que si hubiera podido verla antes de comprarla, me hubiera ahorrado un buen dinero. Aunque por otro lado, pienso también que el tiempo la convertirá en una película extraña e ignota, así que ni tan mal gastado.
Un tipo es invitado al cumpleaños de su padre, un empresario hotelero, y descubre que los camareros son en realidad los adoradores de un dios que va a nacer en ese hotel.
La película arranca de manera interesante, con un Corey Feldman que recuerda ligeramente a Woody Allen (debe ser por el doblaje), sobreactuando y tartamudeando, que seguramente sea lo mas destacable, por entrañable, de la peli, teniendo en cuenta también que este hombre entre raya de coca y pinchazo de heroína, hacía papelillos poco relevantes en producciones como CITIZEN TOXIE. Ver ese año de gracia una vez más y en plena forma en una peli al amigo pequeño de Zach Galligan en GREMLINS, está muy bien.
La película avanza, lenta y pesadamente, hasta que pasa algo interesante, aunque poco después, eso que en un principio parecía interesante, deja de serlo. Y cuando parece que algo bueno va a pasar, la cosa decrece hasta arrastrarnos de lleno al más absoluto de los aburrimientos. Nada de sangre (que por otro lado, tampoco tiene por qué tenerla, ¡oye!), una trama absolutamente idiota, una secta en la película que al espectador le importa un bledo, y sensación de haber estado perdiendo el tiempo durante su visionado (por lo menos yo, que tengo tantísimas películas que ver en casa...)
Una autentica lastima, con lo entregado que me tumbé yo a disfrutar de esta peli....
Algún plano guapo, guiños a John Waters, en una peli opuesta totalmente al estilo y espíritu de las pelis de Waters, y algún tufillo a DELICATESSEN, y no hablo de homenaje, sino mas bien de plagio. El homenaje al cine de los 80, que se supone que es esta película, no lo vi yo, por ningún lado.
Eso si, Eugeni Mira es un estéta, y todo lo referente al diseño de producción, es bonito y poco habitual en el cine español.
Por lo demás, poca cosa. Bastante mala. Pero con un “algo”, que hará que dentro de meses (o de años) quiera volver a revisarla.

MÁS MASCOTAS QUE LO FLIPAN CON "MALAS PERO DIVERTIDAS"



En este caso es el loro Kirby y su mascota Víctor J.G., responsable del blog Base Lunar, los que nos envían la foto. Kirby, tiene ustéd un bonito animal.

"Malas pero divertidas" (Raima Ediciones)

NUEVA RESEÑA DE "MALAS PERO DIVERTIDAS"



Nos topamos con una nueva reseña de nuestro libro "Malas pero divertidas" ("Raima ediciones"), que por supuesto, enlazamos aquí para su disfrute o curiosidad.
Háganlo en el blog de "Base Lunar".

jueves, 22 de marzo de 2012

EL ORDEN DEL AGUILA NEGRA

A finales de los 80, andaba yo como loco por los video-clubs de Barcelona buscando imitaciones delirantes y divertidas de "James Bond". Mi más reciente descubrimiento había sido el genial, carismático y patético "Charles Bind", pero quería más. De esta guisa fue como di con "Duncan Jax" que, por extraño que parezca, contaba en su haber con dos películas (y en ambas con el mismo actor dándole vida, Ian Hunter). La primera era esta "El orden del águila negra" (1987) y la segunda "Unmasking the idol" (1988), o "La maldición del ídolo" en España. Yo comencé a la inversa, por la secuela. La localicé, la alquilé entusiasmado y me decepcionó. Debería revisarla para comprobar cómo me afecta su visionado en la actualidad (y lo haré), pero en su momento no me gustó. La recuerdo aburrida y, sobre todo, con un super-agente de protagonista demasiado standard para mis expectativas. Sin embargo, poco después encontré la primera (que en su época creía era la segunda), con una chanante portada estilo Frazetta (sin serlo) y, a pesar de la mala experiencia previa, esta vez la cosa me funcionó algo mejor. Tenía asumido que de "Duncan Jax" no podía esperar nada especial, solo una imitación más de "James Bond", con algunas gotas de "Indiana Jones", cuyo elemento más rocambolesco era el ir acompañado a todas partes por un absurdo mandril con especial tendencia a efectuar gestos obscenos, así que, preparado para la decepción, "El orden..." me dejó un regusto más positivo, cosa que pude corroborar, y con creces, en el visionado que le dediqué ayer noche a un vhs en perfecto estado (gracias a Mr.Pajarillo).
La historia tiene su coña: Un grupo de neo-nazis bien organizados y armados quieren dominar el mundo. Entre sus armas secretas hay un poderoso láser capaz de destruirlo todo a larga distancia, para cuyo funcionamiento han secuestrado a un científico, ¡y al mismísimo Adolf Hitler congelado en una nevera, dispuesto para volver a la vida!. Da la puta casualidad que uno de los mentados neo-nazis es clavado a nuestro amigo "Duncan Jax", quien suplantará su personalidad para infiltrarse y, con la ayuda de un comando de lo más variopinto y la espía femenina de turno, liberar al científico y acabar con la amenaza.
"El orden del águila negra" queda bien lejos de los festines espectaculares del genuino 007, lógico, pero tampoco podemos decir que se trate de una serie Z rastrera. Aquí hay medios, pocos, pero los hay... los notables decorados, la generosa cantidad de pirotecnia y algunos stunts bien llamativos delatan que, para la ocasión, había algo de dinero que gastar. A todo esto debemos añadir un ritmillo bastante efectivo, dosis de humor algo molestas pero tampoco excesivas (el gag del autobus estancado en el barro es genuinamente estúpido) y unas agradables gotas de truculencia. Otro detalle sorprendente está en que los héroes de esta peli no son totalmente efectivos, y en alguna que otra ocasión incluso la cagan del modo más tonto. Al elemento inevitablemente "bondiano" (que incluye la visita al laboratorio de cachivaches mortales o las trampas que nunca surgen efecto y de las que el espía escapa siempre), debemos añadir algo de acción cafre estilo "Rambo" y un inesperado homenaje al western. Entre lo mejor de la función tenemos el sangriento y espectacular desenlace que le aguarda al Führer y el agradecido hecho de que el mandril no se deja ver demasiado.
Tras los mandos de todo esto se encuentra Worth Keeter, del que ya hemos hablado antes. Antiguo colaborador del productor/actor Earl Owensby (con quien debutó con la horrible "Wolfman" en 1979), responsable también de un vehículo para Sybil Danning, "L.A.Bounty", y auténtico especialista en parir productos destinados al lucimiento de los irritantes "Power Rangers", a Keeter debemos las dos aventuras cinematográficas de "Duncan Jax".
El caso es que ayer noche, y contra todo pronóstico, "El orden del águila negra" me funcionó bastante bien. No me aburrí en exceso, ni me vi obligado a utilizar el "fast forward", por lo que se la recomiendo. Ahora toca intentarlo de nuevo con "La maldición del ídolo" y ver qué pasa. ¡Ah!, por si acaso se lo preguntaban, no hubieron más aventuras para "Duncan Jax", imagino que la segunda no debió de funcionar demasiado bien porque jamás hubo tercera parte.

miércoles, 21 de marzo de 2012

CADA SEMANA HAY UN LECTOR SATISFECHO


Eduardo Rosales que es marica y vive en Barcelona, nos envía esta foto de nuestro hijo "Malas pero divertidas" ("Raima Ediciones"). Ahora lo que no sabemos es si lo ha comprado... tiene pinta de que ha ido a la Fnac Triangle (donde por lo visto quedan pocos) lo ha cogido, ha hecho la foto, y lo ha vuelto a dejar en su sito... aún así, gracias!!!

TERROR CANIBAL

Unos individuos, hombres y mujeres, que no paran de soltar tacos y maldiciones todo el tiempo y sin venir a cuento, secuestran a la hija pequeña de un empresario con la intención de cobrar un rescate. Así, se la llevan a la selva, donde además de otra gente que aparece por ahí sin saber por qué, también hay caníbales.
Los entrañables canallas de “Eurociné”, estandartes del cine “trash” europeo de peor calaña, llevan a cabo su propia película de caníbales, que se nutre de otras películas de caníbales, así que con este TERROR CANIBAL, podemos decir eso tan bonito de “Es una xplotation de otras xplotations”, lo que la sitúa en los más bajo de la escala de las heces tornadas celuloide. Con un descaro que ríete tu de todo lo demás.
Y la cosa es rara: la película la firma un tal A.W Steeve, seudónimo este bajo el que se ocultan –según imdb- nada menos que Allain Deruelle, Oliver Mathot y nuestro artesano Julio (“Con las bragas en la mano”) Pérez Tabernero. A saber. Lo que si que hay claro es que Tabernero dirigió la película, y para ello no se fueron a las exóticas Islas Filipinas, o al siempre peligroso Amazonas, que va… se fue a Alicante, y en medio del campo, rodó esta mamarrachada, que es al fin de al cabo lo que es este TERROR CANIBAL, una mamarrachada de tomo y lomo.
También se dice que en el guión ¡¡Escrito a seis manos!! Colaboró Jess Franco, lo cual, desde luego, no es de extrañar. Lo extraño es que en este pedazo de queso fundido –con moho- necesitase de tanta gente para ser llevado a cabo.
La película, funciona para bostezar. De hecho, efectivamente, hay caníbales de por medio, pero ese terror del que hace gala el título no hace acto de presencia en ni uno solo de sus fotogramas. ¿Si sirve para reírse? Si, pero no. Es decir; la película es abuuuurrida como la peor muestra del arte y ensayo más feroz, y la agonía está patente en la mayor parte del metraje, ahora bien, el tema caníbales, es lo mas hilarante visto en cualquier película de caníbales. Como TERROR CANIBAL, no es una película en la que se haya invertido demasiado dinero, pues no se fueron mas allá de la periferia a solucionar el tema de los nativos, así que contrataron gitanos locales para, con un taparrabos, y un poco de pintura, solucionar esa cuestión. ¿Qué es lo que pasa? Que no dan el pego ni de coña. Se ve perfectamente que son gitanos, con sus patillazas lolailas y con sus tatuajes de Cristo en el pecho. Incluso hay alguno con serios problemas de alopecia. Además, ni puta idea de actuar, ya que estos, dando caza a sus víctimas o haciendo danzas tribales, se descojonan sin ningún tipo de problemas, se miran entre ellos de manera cómplice, o sonríen a la cámara sin ningún tipo de pudor. Además por si no quedaba claro, el montador se reitera colando una y otra vez el mismo plano, con los gitanos celebrando un ritual en el que se descojonan ante la cámara. Y eso con unos planos, que ningún director en su sano juicio hubiera dado por buenos. Aquí no solo son buenos, si no que hacen que el metraje sea un poco más extenso.
Deudora, por supuestísimo, de HOLOCAUSTO CANIBAL, en esta también los protagonistas son malos, y con unas intenciones horrorosas. Hasta ahí bien… el tema es que los caníbales no se los zampan por tradición, “Modus vivendi” o supervivencia… se los comen porque son mala gente, a la gente buena no se los comen… o así se lo explican al policía que va a ver que pasa con la hija del empresario que ha sido secuestrada.
Por otro lado, tenemos a Antonio Mayans, malo malísimo de la función, que sobreactúa de manera vergonzosa, agitando tanto los brazos, que casi parece un rapero, y violando, solo por que le apetece, a una señorita que andaba por ahí. Entre eso y su, en este caso, increíble parecido con Camilo Sexto, tenemos las carcajadas servidas. Pero no se confíen, yo soy de risa floja. Y estos excepcionales y divertidos elementos, están introducidos con cuentagotas en la película, que es un tostón inaguantable.
En terrenos gore, no hay mucho nuevo: sustitución de un cerdo muerto por una señorita cuando toca abrir en canal y devorar las vísceras, y los gitanos mordiendo como pueden la casquería. Aunque hay un momento – y corríjanme si me equivoco- que los gitanos, en una de estas parecen comer ¡¡¡frankfurts con kétchup!!! Como diría Ford Fairlane: “Increible-ble!!”.
En resumidas cuentas, soportar el sopor merece la pena, aunque sea solamente por ver a una serie de gitanos en gayumbos comiendo perritos calientes. Además es un clásico en lo suyo.
Hay que verla. Eurociné

martes, 20 de marzo de 2012

La Extraña Historia de la Isla Panorama (manga)

Mientras leía este manga dibujado por Suehiro Maruo me sorprendía de no encontrarme con sus aberrantes abominaciones habituales. Incluso llegue a pensar que lo único que había del autor era el nombre y el dibujante real era un “negro”. Entonces vi que el relato original proviene de una novela de Ranpo Edogawa, un autor de novelas detectivescas. Aquí Maruo interpreta el libreto a su manera ofreciendo con sus dibujos el paraíso que Edogawa narraba en su historia. Por eso aunque en la parte final si vemos algunos de los excesos por los que es conocido el mangaka, ni estos son tan bestiales ni la historia es tan retorcida, aunque si que lo es un poquito, más o menos como una novela de Agatha Christie.

El protagonista es Hirosuke Hitomi, un escritor más bien del montón, obsesionado con una isla utópica que ve en sueños. Dicha isla es como un gran parque de atracciones para adultos, donde jóvenes doncellas y musculados mancebos van en pelota picada por la isla y solo se preocupan de los placeres de la vida, comida, sexo, relax….. Hitomi es pobre como una rata, asi que anhela los placeres de una vida relajada llena de lujos, y si puede ser en su isla soñada, mejor que mejor. El día que se entera que un amigo de la escuela llamado Genzaburo Komoda que consiguió hacer una gran fortuna, y con el que tenía un parecido casi idéntico ha fallecido, empieza gestar un plan. Primero decide desaparecer y simular su muerte, luego se dirige al pueblo de su amigo y se hace pasar por él, como si este hubiese resucitado. Todo el pueblo se alegra de la vuelta del señor que daba trabajo a la zona, por lo que tampoco hacen muchas preguntas. Tras un tiempo amoldándose a su nueva vida de riquezas, empieza a formar equipos de arquitectos y albañiles para construir su soñada isla. Dilapidara la fortuna del suplantado si es necesario, Hitomi desea con todas sus fuerzas vivir en la isla de sus sueños. No contara con la esposa de Komoda, que aunque sospecha que su marido puede no ser quien dice ser, calla.

No es a lo que nos tiene acostumbrados Maruo, pero la intriga, el querer ver si Hitomi se sale con la suya y que como digo parece más una novela de Agatha Christie dibujada, se lee rápido y nos deja el sabor agridulce que nos tiene que dejar al final. Siempre podéis ver si en vuestra biblioteca más cercana lo tienen y echarle un vistazo.

¡¡¡ A TOPE !!!

En plenos años ochenta, Ramón Fernández, uno de nuestros artesanos y “Reyes de la comedia” que mejores resultados ha dado siempre en la taquilla, mas que por su firma por el producto que facturaba, recibe el encargo de filmar una película que aprovechara el “boom” de “La movida madrileña” que se estaba viviendo con intensidad, no solo en Madrid, si no en el resto de España también, y reuniera a lo más puntero del pop-rock nacional en un mismo film. Eso como principal reclamo, y como segunda intención, promocionar a un nuevo grupo recién salido a la palestra desde una discográfica pequeñita, y que usando en su música estilos tan dispares como el disco-funk o el rap, suponían un soplo de aire fresco para el panorama músical nacional. Ellos eran “Objetivo Birmania”.
Una vez reunidos los grupos, como suele ocurrir en este tipo de productos, la película era lo de menos, así que el argumento prácticamente brilla por su ausencia. Simplemente se cuentan situaciones protagonizadas por un grupo de veinteañeros que salen a la discoteca, follan mucho e indiscriminadamente, tienen un argot que nada tiene que ver con el que se usara en la vida real, y les pasa una serie de cosas en el instituto, en un ambiente muy de “teen movie” (de hecho adscribo esta película al sub-género sin ningún tipo de problema). Y sobretodo, van a conciertos. De esa forma se soluciona la presencia de los grupos contratados, con una actaciones en directo filmadas, que justifiquen su nombre en el cartél. Así vamos viendo por la pantalla a “Alaska y Dinarama”, “Aviador Dro”, “Nacha pop”, “Loquillo y los trogloditas”, “Derribos Arias”, “Golpes Bajos”, “Video” y “Gabinete Caligari”, así como salas de conciertos míticas de la época, como por ejemplo, el famoso “Rock-ola”.
También destacar la presencia de Cristina Torres, la “Desita” de VERANO AZUL, que nos muestra aquí sus escasas dotes interpretativas, y sus jugosas tetas. Porque no solo de música de nutre esta película. Hay tetas y poblados felpudos de adolescentes, casi tanto o más que numeros músicales.
Claro, que Ramón Fernandez (que para la ocasión, y en un alarde de modernidaz firma la película como “Tito” Fernández) no deja de ser un autor, así que , aunque seguramente la propuesta de trabajo, tan moderna y descerebrada, le repugnase, metió actores clasicos para sacar algo de su cosecha en una película tan impersonal. Por eso, sin que vengan en absoluto a cuento, tenemos en la cinta a Tip y Coll haciendo un par de papelitos, así como a una Rafaela Aparicio usando ese falso argot juvenil del que hace gala toda la película o un José Lifante que goza en el autobus, cuando una jovencita restriega sus nalgas contra su maltrecho paquete.
Todo ello en un mejunge de conceptos, alborotados y enloquecidos, donde lo que cuenta realmente son las actuaciones de los grupos, y servido todo a un ritmo endiablado, que hace que las pequeñas –y sin importancia- tramas de la película pasen inadvertidas. ¡¡¡A TOPE!!! Es como lanzar bolas de barro contra la pared.
Sin embargo, y a pesar de que yo odio el pop-rock español de los ochenta (por otro lado la música más representativa de nuestro país), me parece una película harto divertida, simpática, descerebrada y entretenida, que se pasa en un suspiro, y que es unica en el sentido de que una película así, solo podía haber sido rodada en españa, por el fenómeno que retrata, por su carácter “Xplotation” y porque si tienes a los personajes que venden entradas ¿para que molestarse en rodar algo con un mínimo de calidad?
Entrañable.

AQUELLAS CARATULAS MARAVILLOSAS (16): ¡MAMA, TENGO MIEDO!

Las caratulas que verán a continuación pertenecen todas ellas a películas destinadas al público infantil. Una tan reconocible como la que incluye a los famosos payasos de la tele en su reparto estelar, y todas con un contenido supuestamente apto, lejos de las actuales muestras de violencia que tanto preocupan a muchos padres bobos. En este caso el elemento inquietante, traumático y terrorífico lo encontramos en las mismas caratulas. Hagamos un repaso...


Esta me tiene fascinado... por su simpleza... por su misterioso origen... pero ¿¿qué demonios es esto??. Se trata del volumen quinto, cuyo título genérico es "La ardilla loca". A pesar de que, en el interior, encontramos hasta cinco capítulos. Otro elemento extraño es eso de "Capricornio Uno" que leemos en la portada y, supongo, hace referencia al autor del alucinantemente genial/patético dibujo.


"Panther Films" ataca de nuevo con otra producción Japonesa de inquietante caratula, título y trama. No hay mucho que añadir, salvo por ese Papa Noel de ojos verde marciano.


Esta supongo que podemos tildarla de clásico... pero no me resisto a comentar su horrible caratula, con especial mención a ese Miliki "retarded" y a un Gaby con serios problemas de sobrepeso.


Me da igual lo que piensen de mi, pero yo a esta caratula, además de su costrosa calidad artística, le veo un alto contenido sexual y perverso. No les diré cual, utilicen el lado enfermo de su cerebro. Aunque lo realmente extraño es encontrarle un sentido a su temática: Una peli infantil de dibujos sobre... ¿esquí?. La procedencia Japonesa (extremo izquierda, abajo) lo explica todo.

Gracias a Nafra.

sábado, 17 de marzo de 2012

THE DEVIL INSIDE

Hace un mes o asá, un amigo me invitó a participar en la quiniela de unos premios cinematográficos no demasiado conocidos, pero sí lo suficientemente """respetados""" a un nivel, digamos, regional, como para regalar a los acertantes un puto año entero de cine gratis. No había visto ni una de las pelis nominadas, es más, ni tan siquiera me interesaban. Pero dado que para participar no tenías que registrarte ni hacer nada extraordinario, rellené las casillas correspondientes usando la lógica: Esta peli es la que ganará porque es la más internacional y la más cara. Este actor se llevará el trofeo porque es muy mayor y nunca le han premiado. Esta es la actriz afortunada porque sus tetas están de moda. Etc, etc. Un tiempo después, me llaman para comunicarme que he sido uno de los diez acertantes y, por ende, me corresponde una tarjeta "vip" para ir al cine totalmente gratis durante 365 días. Desde entonces que vivía torturado porque me sentía obligado a usar tal privilegio a pesar de no gustarme salir de casa a las horas que se pasan las pelis en los cines, a pesar de lo mucho que odio al público y a pesar de que, en esencia, no había nada que de verdad me interesara.
Finalmente se estrenó algo por lo que sentía una leve curiosidad, "The Devil Inside", falso documental dedicado a indagar en el mundo de los exorcismos con dos tipos de prensa, la buena (que daba mucho miedito) y la mala (que era una mierda como un piano). En USA arrancó muy bien en taquilla, pero cayó en picado cuando los críticos arremetieron contra ella. Casualmente, el mismo amigo que me había animado a participar en el concurso de marras -y que no ganó, paradojas de la vida- tenía mucho interés en ver el film, así que lo menos que podía hacer era colarle. Ayer por la tarde fuimos juntos a verla en una sala prácticamente vacía.
En "The Devil Inside" una chica intenta descubrir, documental mediante, por qué su madre mató a un grupo de parroquianos durante un supuesto exorcismo y si es verdad que anda poseída por el diablo. Conocerá a un par de exorcistas que operan a espaldas de la iglesia (uno de los cuales tiene un aire al amigo Aratz), se meterá a fondo en el asunto y vivirá toda suerte de fenómenos extraños y terroríficos.
En general, se trata de una peli muy mediocre. No es la mierda que dicen, ni tampoco nada especialmente destacable. Es del montón. Pero comprendo por qué ha recibido tantos palos. Básicamente porque desaprovecha todo el potencial que tiene, y que es mucho. Destacan en ese sentido -para mal- los mismos exorcismos y el personaje de la madre, muy bien caracterizada. Además, tenemos un buen puñado de incongruencias y tropezones que, aunque no molestan mucho, huelen: la facilidad con la que los protas entran donde les sale del coño con la cámara... la explotación de los recursos habituales del subgénero (correr por lugares oscuros con la antorcha como única ayuda lumínica)... los sustos facilones (lo del perro es muy ruin)... algunos cabos sueltos (la madre pasa de ser la base de la trama a, literalmente, desaparecer) y el desenlace. Super-precipitado y cortante. Algo que me suele gustar, pero no tanto en este caso.
Aunque el verdadero enemigo del film es su doblaje español. Soy de la opinión que al "found footage", o los falsos documentales, el doblaje les hace un daño atroz, les quita verosimilitud, pero en "The Devil Inside" resulta doloroso ver cómo se la carga. Las voces de las poseídas y las obscenidades que sueltan son, directamente, de risa.
Vamos, que mejor la pillas en dvd y le metes subtítulos, en serio.

viernes, 16 de marzo de 2012

LECTORES SATISFECHOS Y CON EDICIONES EN VHS DE PELIS QUE YO QUISIERA TENER...



Nos honra y nos la pone dura que el amigo Angelito haga una foto de nuestro super-libro "Malas pero divertidas" (Raima Ediciones) junto a su deseable VHS original de "Halloween III". Gracias amigow!!!.

UNA GOTA DE SANGRE PARA MORIR AMANDO

El entrañable y fascio José Frade, cuyo nombre aparece en los títulos de crédito más grande incluso que el del director, con un olfato para los negocios cinematográficos que ya le gustaría a cualquier productor actual –que tira de subvencinones-, encargó al controvertido (y ya habitual de este blog) Eloy de la Iglesia, esta película que es una clara consecuencia de LA NARANJA MECANICA. Un “xplotation” cañí de tomo y lomo, que a modo de cachondeo, en la época se la conocía como “La mandarina mecánica”.
Por un lado tenemos a un grupo de jóvenes que, con casco chillón en la cabeza y montados en un cochecillo, se dedica a entrar en las casas a sembrar la violencia, mientras que por otro lado tenemos a un brillante neurocirujano que crea un programa para volver útiles en la sociedad a los delincuentes. ¿Les suena, verdad? Pues a eso añádanle a su novia, que se dedica a seducir a jovencitos bellos y con taras físicas con el fin de, tras follárselos, asesinarlos bisturí mediante.
Bueno, la peli es un desbarajuste de padre y muy señor mío. El guión, firmado entre otros muchos por De la Iglesia y ¡José Luis Garci! no hay por donde cogerlo, llegando a un punto en la película en el que no sabes ni de que va la cosa, ni que coño es lo que está pasando. Esto sería una nimiedad, si no fuera porque además de esto, y pese a lo atractivo de su condición explotativa, la peli es un coñazo de lo más gordo. ¡Que horror! ¡Que de paciencia para completar su visionado!
Lo gracioso está, en que los elementos plagiados están metidos ahí con calzador. Es como si se tuviera en mente una película, y que por exigencias de Frade hubieran rodado las escenas clonadas de LA NARANJA MECANICA, quedando la banda de delincuentes y el programa del neurocirujano en un segundo plano, dando prioridad a las aventuras “Slasher” de la novia de este, que es la trama principal de la película. Como un “corta-pega”, pero sin serlo, añadiendo metraje después.
Por lo demás, si en la de Kubrick bebían “Moloko”, en esta beben una extraña bebida azul, el diseño de producción intenta emular, al menos en interiores, al de la película de Kubrick, y en general un rollo parecido, al que al final tenemos que buscarle los parentescos casi con lupa… pero los hay.
Técnicamente está cuidada, el look es muy setentero, pero en definitiva, una de las películas más mierdosas de De la Iglesia, en aquella época más centrado en el género que en yonkies y maricones.
Como anécdota, resaltar que aquí ya se incluye un primer plano de una jeringuilla que entra en la vena de alguien (como anticipo al cine que le diera más popularidad), y una escena dentro de un televisor, en la que una señora nos da un avance de la película que viene a continuación (¡Se creían en los 70 que en futuro continuarían los avances de televisión! ¡Que ingenuos!), que no es otra de LA NARANJA MECANICA.
Una puta mierda sin gracia ni fundamento, que no funciona ni tan siquiera como curiosidad.
Eso si, la ensalada de títulos de los que goza la película en el extranjero es altamente delirante… yo me quedo con su versión anglófila, "Clockwork Terror", cuya traducción vendría a ser “Terror mecánico”. Manda cojones.

martes, 13 de marzo de 2012

EL EQUIPO AAHHGG!!

Que mal estaba ya a finales de los 80 el cine en nuestro país. Tanto, que al final los productos que salían a nuestros video clubes ya no eran ni la sombra de lo que fueron.
El indomable José Trucado, filmaba en 35mm. para luego explotarlo en vhs, como ya lo hiciera nuestro Mariano Ozores Querido.
Y es que una parodia de EL EQUIPO A, con Antonio Ozores y Juanito Navarro, cuando la serie ya no estaba de actualidad, y lo que es peor, cuando el publico ya se había cansado por completo del tamden Ozores-Navarro, no fue lo mas afortunado. Y con razón.
La película es absolutamente soporífera. Ni tan siquiera tiene gags a la altura de los protagonistas...
Pero esa fotografía tan poco cuidada, el mal doblaje de los actores (algunos se doblan a a si mismos, otros no), y su condición de “maldita”, convierten este EQUIPO AAHHG¡¡¡ en algo entrañable.
Yo destaco de la cinta, todas las apariciones de los Ninjas, así como el cubanito gracioso Kimbo (de NO TE RIAS QUE ES PEOR) caracterizado de Mr. T. (igual que el de “Los Chunguitos en EKIPO JA), solo que Kimbo, ni luce barba ni cabello rapado a lo Sioux. Lleva un peinado que imita ese corte de pelo, pero se ve que el actor no estaba por la labor, ni de dejarse barba, ni de afeitase el torrado. Supongo que por la mierda que le pagarían y la poca difusión que iba a tener esto, ni se lo planteó.
Nunca estuvieron tan mal en su vida, dos comicazos como son Antonio Ozores y Juanito Navarro, que aquí se les ve como sin ganas, sin ningún entusiasmo. Lo mismo pasa con Freda Lorente. Sin embargo, al cualquiera que hace de Murdock, se le ve entregado... claro que es tan negado y tan desconocido que cuanto antes salga de plano, mejor. Y Máximo Valverde, el peor actor del mundo, siempre riendo, incluso cuando la escena no lo requiere. Aquí se le ve contento, porque se ve que llevaba tiempo sin trabajar. Y para un tipo como el, una producción de estas características, es como maná del cielo.
Una obra maestra del despropósito que pasó tan inadvertida, que no solo yo no la vi en su momento, sino que cuando me compré el dvd, hace ya unos cuantos años, no sabía cual coño era esta película. Tardé lo suyo en identificarla.
En esta misma línea, recuerdo otra peli igual de inmunda, también dirigida por José Truchado titulada CANCIÓN TRISTE DE... (ver en nuestro libro “Malas pero divertidas”) en alusión a otra serie televisiva de éxito.
EL EQUIPO AAHHG¡¡ es solo para completistas de la saga de los Ozores y con muy poquitos prejuicios hacia esta gente (como es mi caso).
Esto si que es una mierda como un templo, y sin embargo, los puñeteros popes de la mierda alternativa, nunca la reivindican. Solo dan cancha a los Calatrava.

lunes, 12 de marzo de 2012

EKIPO JA

Resulta cuanto menos curioso –y edificante- que tras ver como esa autentica infamia hecha celuloide que es JA, ME MAATEN! (Infamia esta, que por su propia condición resulta un incunable), que dejó claro que para hacer una película, en absoluto es necesario ser cineasta ni tener noción alguna de cine, alguien se atreva a producir años después una secuela del disparate.
Juan Muñoz, el más perjudicado en todos los sentidos de “Cruz y raya”, principal perpetrador del invento, lo tenía bien pensado y maquinado: Quería hacer un mega-taquillazo. Por eso, sin venir mucho a cuento, vistió a uno de “Los Chunguitos” de MR.T, y se sacó de la manga una parodia muy “sui géneris” de EL EQUIPO A, a destiempo y usando a los personajes gitanos que tanta popularidad consiguieran hace doce años en el show televisivo de “Cruz y Raya”, y emulando a Santiago Segura con TORRENTE, llena la película de cameos de famosos (José Mercé, Santiago Segura, Gabino Diego, Richy Castellanos, Silvia Pantoja etc…) con lo que la receta para hacer una película de éxito está servida. Pues no. Ni por esas. EKIPO JA, fue un fracaso, precisamente por saturar al espectador con una serie de elementos, que, como todo buen producto de moda, acaba pasando. Además, intuyo otro factor en su contra: Juan Muñoz, no goza de la simpatía del público, porque estos mismos ingredientes, le siguen funcionando a Santiago Segura…
La película, obviamente hace agua por todos lados. Es más, pensándolo fríamente –sin motivos personales- incluso me cuesta catalogar este producto como película… yo diría que es otra cosa. De mi interés, en cualquier caso.
Cuenta, como un grupo de gitanos, tiene en su poder un cofre con un anillo en su interior que cumple los deseos de aquel que lo posee. Así pues, mafiosos, Rusos y aristócratas, harán todo lo posible para hacerse con el, mientras el gitano Juan de Dios, el papa, y su equipo (El ekipo Ja) harán todo lo posible para evitarlo. Entre tanto, se sucederán una serie de gags, nunca efectivos. Es como si Juan Muñoz, sin su partenaire José Mota, estuviera más perdido que un hijoputa en el día del padre.
Muñoz, resulta, como actor solvente. Como cineasta, una patata cruda con proyección… es decir: si lavara su imagen, tuviera talento y se centrara en el cine, llegaría a hacerlo bien. La película, que reduce presupuestos aprovechando escenarios naturales, pero no escatima a nivel técnico (tiene look de película de Guy Ritchie o Tarantino, con iluminación “cool” y chanante), tiene momentos muy bien filmados, y otros absolutamente penosos, amen de un montaje de encargo a algún profesional del medio, y no parece una película barata. Lo malo es el resto, guión, historia y diálogos.
En cualquier caso, como curiosidad, a mí por lo menos me funciona.
Tras la disolución de “Cruz y Raya”, Juan Muñoz tiene como objetivo realizar un film cómico de piratas. A estas alturas, nadie apuesta por ese proyecto. Personalmente, me gustaría que lo consiguiese.

Dark Day Express

La Filmark, esa productora que nos ha dejado films para el recuerdo, no solo se dedicaba a montar un par de películas creando una completamente loca y nueva, sino que también producía películas genuinamente originales. Una de ella es Dark Day Express, pero no vayan ustedes a pensar que por eso se iba a librar de ser una marcianada.

El Doctor (un Sammo Hung de segunda) está reuniendo un grupo de mercenario para recuperar un objeto que se encuentra en plena selva. Para ello primero contacta con una mujer occidental que hace los trabajos de correos entre mafias y delincuentes. Ella es la que consigue que su grupo de amigos militares ya retirados, se unan a la misión. El grupo se compone de varios personajes asiáticos, y un enorme y fortachón occidental que lleva bigotazo tipo Magnum P.I. Ninguno conoce la zona de la selva por la que tienen indicios que está oculto el objeto, así que pidiéndole ayuda al alcalde del pueblo, consiguen una guía que resulta ser una tia loca de mucho cuidado. Todo el pueblo les pone sobre alerta, en el bosque están los ilegales, que es un clan mafioso que se dedica al tráfico de drogas. El Doctor se percata que es allí donde está el objeto que buscan. Por lo que sus mercenarios deberán atacar el lugar. Además tienen otra razón, su amiga occidental, ha sido hecha prisionera por los traficantes, asi que tiene que rescatarla.

La película no deja de ser una explotation de cualquier película de acción tipo Rambo o Commando. Como tal tenemos tiros y explosiones, muchas explosiones. Son tantas las explosiones en la recta final de la cinta, que acabas cansado de ver una y otra vez estallar la misma caseta de paja y madera, una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez (y no exagero, las contamos, explotan 43 casetas, pero en el campamento no hay más de diez) Y aunque la acción no es terriblemente patética y se deja medio ver, lo mejor del filme son sus diálogos. Desde la curiosidad de uno de los mercenarios por saber el tamaño del pene del “Magnum” de segunda, hasta la afirmación de la guía por su preferencia a fumar hierba en vez de tabaco. El equipo de doblaje debió de pasárselo pipa. Supongo que la copia que nos llego a España es una que paso antes por los EEUU, lo digo por los 90 minutos exactos de filme y la ausencia de un final digno. Y es que cuando termina de explotar la ultima caseta (por octava vez) vemos a uno de los protagonistas sujetar un trozo de hierro, y decir: “Esto es la reliquia de Hierro, pues vaya, lo único que traes es muerte” (las palabras son aproximadas) y Fin. Ahí te quedas con cara de lelo tras soportar la escena de ataque a un campamento con más explosiones y gente corriendo que has visto en mucho tiempo pero que te ha dejado completamente frio. Eso sí, es recordar sus diálogos y echarte a reír.

Es una película que HAY QUE VER, aunque aconsejo ferozmente que se haga acompañado.

Tomas Tang for president.

sábado, 10 de marzo de 2012

AQUELLAS CARATULAS MARAVILLOSAS (14): TOMAS TANG VS. JOSEPH LAI

De entre todas las cutre-películas en formato Beta que el Sr. Pajarillo me cedió, destacaban por exóticas e indigestas dos producciones asiáticas de tiros y mamporros perpetradas por dos de los estetas más desvergonzados de esos lares, el enigmático Tomas Tang y el simpático Joseph Lai.
Veámoslas....

El fan de Tang no soy yo, sino Víctor, que según me dijo llevaba tiempo buscando "Acción Boomerang". Así pues, en unas semanas (durante las que recibirá el ripeo que le he hecho) ya se encargará él de verla y analizarla a fondo. Yo, que no soporto estas pelis, solo puedo decir que lo poco que vi de "Acción Boomerang" me resultó... errr... ¡insoportable!.
Más curioso es el caso de la peli producida por Joseph Lai:


A simple vista aparenta ser otra de las tantísimas imitaciones de "Rambo" surgidas por allí Filipinas, Indonesia, o donde cojones sea, durante la segunda mitad de los 80. El título parece un guiño, por lo de "Canon", pero no, no lo es, se llama así de verdad. Lo llamativo es ver a ese pseudo-Dolph Lundgren luciendo melena rubia y músculos.
No hace falta decir que, en realidad, "Operación canon" queda bien lejos de parecerse a "Rambo"... básicamente porque se trata de un film bélico de lo más "standard" originalmente rodado el año 1977.
De hecho, existe otra caratula para la misma película cedida amablemente por Nafra Colección que es esta:


Y sí, aquí cuanto menos no hay "Rambos" de mentira, esto se parece más a la caratula de una peli de guerra.... salvo por el hecho de que el tipo que posa es un clon chusquero de Chuck Norris. ¿Ir de Norris a Lundgren es algo positivo o negativo?.
Lo negativo aquí es "Operación canon", un coñazo de órdago que no haría ver ni a mis peores enemigos. Joseph Lai me mola más cuando va acompañado por Richard Harrison y sus ninjas de color caramelo.

viernes, 9 de marzo de 2012

ZOMBIE APOCALYPSE

Nunca me han gustado las películas de “The Asylum”. Me parecen sosas, aburridas y con una falta de imaginación terrible. Es más, su única virtud es la de, con tanta cara dura, explotar el éxito mainstream de turno. Mas allá de eso, “The Asylum”, se queda en nada. En una porquería sin ningún tipo de interés. Ni para reírse sirve.
ZOMBIE APOCALIPSE, es un encargo de SyFy Channel, lo que ellos llaman “película original de SyFy”, con lo cual, y con una cosa tan manida como es lo Zombie, tampoco es que sea un manojo de originalidad, pero si sería una película exclusiva, que no se nutre de ningún éxito (que yo sepa, aunque creo que está basada en un putrefacto libro). Por lo tanto, despojado el producto de toda la gracia que podía tener, precisamente por ser simplemente una peli de zombies, y no una copia intencionada de un éxitoso Blockbuster, se convierte en una pedazo de mierda como un templo. Insoportable. De verdad, ZOMBIE APOCALIPSE es un horror.
Tras una pandemia zombie, un grupo de supervivientes trata de ir a no se donde. En el trascurso, matan a los zombies como pueden, caminan y tienen muchas conversaciones intrascendentes.
Me da mucha pena ver a Ving Rhames, icono- personal- de todo tipo de cine, verle encabezar un producto como este. A priori. Pero precisamente , aun y a pesar de esto, me encanta su falta de prejuicios a la hora de elegir sus trabajos. Hoy por hoy, es un imprescindible en toda película de Serie B que requiera un “Action Hero” en su reparto.
Viejo amigo de Zombies, ya repartió estopa en AMANECER DE LOS MUERTOS y DAY OF THE DEAD (2008). Aquí, más parco en palabras de lo que suele ser habitual (Rhames se ha soltado algunos de los monologos y frases mas chanantes de la historia del cine), entre caminata y caminata, se va cargando zombies, junto con sus colegas, a base de martillo. O sea, que Ving Rhames mola, pero es lo unico que mola de la película. Zombie que aparece, martillazo en la cabeza que te crió. Mola, porque es Ving.
También sale un tigre Zombie… ¿A que a priori mola? Bien, pues no mola nada. Da más bien penilla, como todos esos exteriores generados por C.G.I, y todos esos F/X sangrientos, que también fueron diseñados y ejecutados a través de una computadora… son tristes y no molan nada.
Es que insisto, este puñetero telefilm, es apestoso… pero sale Ving Rhames ¿Me explico?
Por otro lado, da también mucha pena ver como actores más o menos prometedores del reciente panorama “Indie” americano, acaban haciendo un telefilme para SyFy Chanel, perpretado por el asilo. Así, aquí, además de al amigo Rhames, tenemos a Taryn Maning, flacucha pero sexy, a la que ya vimos en cosas como 8 MILLAS o HUSTLE & FLOW, o a Eddie Stepples, mas coherente aquí, pues su referencia más popular fue interpretar al hombre cangrejo en la serie ME LLAMO EARL.
Por lo demás, actores de raléa televisiva y un director de ponzoña, que, cual perrillo, si le llamas ¡Nick Lyon¡ se gira y responde. Por decir lo más pupular que ha dirigido, nombraremos SPECIES IV.

LA NOCHE DEL COMETA

Los que saben dicen que la felicidad no es un estado permanente, sino un seguido de pequeños momentos. Aceptando esa teoría, ayer noche tuve un pequeño momento de felicidad compuesto por los siguientes elementos: copia original en VHS de película "de terror" ochentera (1984, para ser exactos). Bol con palomitas recién hechas. Vaso de refresco. Sofa. Tele. Vídeo puesto en "play". El refresco era cocacola, las palomitas popitas y la peli "La noche del cometa". Obviamente, el momento de suma felicidad se produjo cuando todo el proceso se inició (hacer las palomitas, llenar el vaso, poner la cinta)... porque a los 25 minutos, ya se había esfumado. Sí, tenían razón, la felicidad es efímera.
¿Hubiera sido más extenso con una peli mejor?, es probable... pero ya sabía a lo que me exponía. Vi "La noche del cometa" hace unos cuantos muchos años, y desde entonces que nunca tuve intención de repetir. ¿Motivo?, que en aquellos tiempos me pareció una mierda insufrible. Pero hace un par de días mi buen amigo Pajarillo me cedió amablemente unas cuantas pelis en vídeo, VHS y Beta (y que irán saliendo por aquí poco a poco) y una de ellas era "La noche del cometa". Una vocecilla interior me dijo: "Ya irá siendo hora de que le des una segunda oportunidad". Pues venga, palante.
La idea de partida es cojonuda: Un cometa se acerca a la tierra, no es que se vaya a estrellar contra ella, solo que cruzará tan cerca que en nuestro planeta se supone todo un acontecimiento, así que aquella noche la peña sale a la calle dispuesta a gozar del espectáculo. De pronto el cielo se tiñe de rojo y la gente comienza a sentirse mal. Al día siguiente, con el cielo aún enrojecido, la mitad de la población se ha convertido en polvo, y la otra mitad en zombies caníbales (pero que hablan y piensan... también corren, solo que eso ha dejado de ser raro). Un par de chavalas, hermanas, y un camionero a los que el cometa no les afectó por motivos varios, lucharán por sobrevivir mientras un grupo de científicos les hacen la puñeta.
Que sí, que suena guay... el problema en este caso es el cómo juegan con los elementos, y ahí no atinan. Las hermanitas protas son genuinamente irritantes y odiosas. Especialmente la más jovencita, que por rica que esté, parece gilipollas. Retrasada diría yo. Han presenciado el fin de la humanidad y salvo un susto inicial, están tan contentas y lo único que les preocupa es quién se follará al camionero. Vale, me podrían decir ustedes que la peli es en parte comedia, algo -se supone que- muy propio del cine de terror de la década (idea esta que no apruebo/comparto del todo), pero si esa era la intención de los responsables, entonces su sentido de la comedia deja mucho que desear, ya que está fatalmente integrado y no hace puta gracia. Encima, en un esforzado intento por sacarse de la manga un producto básicamente destinado a adolescentes, más de la mitad de la banda sonora son aborrecibles canciones horteras de la década (la más conocida, y soportable, es "Girls just want to have fun" de Cyndi Lauper) que suenan incluso en momentos de tensión, por lo que se cepillan todo posible dramatismo. El gore es totalmente nulo y olvídate de desnudos o copulajes. El final, directamente es una pedazo de mierda gigantesca en la que, en apenas 15 minutos, cometen otra vez todos los errores que han ido cometiendo a lo largo de la peli entera, por lo que es pa pillar al director y ahostiarle gustosamente.
Este responde al nombre de Thom Eberhardt (también guionista) y en su curriculum damos con títulos como "Capitán Ron", la más que potable "Sin Pistas", varios episodios de la simpática serie "Parker Lewis nunca pierde" o la interesante "Único Superviviente". Resumiendo: que se dedique a la comedia o al terror, que se le dan bien, pero que no vuelva a juntar ambos porque... no, ahí la cosa se tambalea. Uno de los productores del film es nada menos que el polifacético hombre de cine Wayne Crawford. Y en el reparto, junto a dos actores de culto como Mary Woronov y Geoffrey Lewis, tenemos a Catherine Mary Stewart (la chica de "Este muerto está muy vivo") y Kelli Maroney (que se convertiría en una especie de "scream queen" gracias a su pelo rubio, sus tetazas y sus labios -de arriba- carnosos saliendo en pelis como "The Zero Boys", "Killbots", "Vampiro del espacio" y otras de Jim Wynorski. Puedes verla en tetas contorneándose lista para un pajote en "Scream Queen Hot Tub Party"). Junto a ellas, Robert Beltran, que yo había visto previamente en "¿Y si nos comemos a Raul?" junto a la Woronov.
Tal vez "La noche del cometa" no sea la mega-ñorda que parece tras leer este texto (de hecho, se la considera un cult-film), pero sí se trata de una cosa muy mediocre, de ver y olvidar a velocidad de la luz y otra prueba fehaciente de que en los 80 no todo el cine fantástico que se hacía molaba.

miércoles, 7 de marzo de 2012

WE3 (comic)

Grant Morrison al guion y Frank Quitely a los lápices nos muestran con WE3 que la experimentación con animales es horrible además de peligrosa.

Los seres humanos somos la especie dominante sobre la Tierra (atención que no he dicho que seamos la especie más inteligente, eso está por demostrar) y como tal llevamos décadas experimentando con animales. En muchas ocasiones estos experimentos han dado lugar a grandes avances científicos en campos como la medicina, la aeronáutica, la estética (muchos pintalabios se consiguen machacando chinchillas, que son unas garrapatas pequeñitas y rojas) y desgraciadamente la militar. No disculpo ninguna de estas prácticas, ni siquiera la médica, aunque reconozco su gran potencial para descubrir nuevos fármacos, pero la que es completamente intolerable son los usos militares que les damos a los animales. Es sabido que se entrenaron delfines para “desactivar minas” en el mar (véase desactivar como lanzarse contra la mina y morir allí mismo) igual con perros para minas terrestres, y ratones, ratas e insectos para hacer de espías silenciosos. Con WE3 se da una vuelta de tuerca más a esos experimentos militares incluyendo la cibernética y el uso de drogas, haciéndolo todo más horrible aun. Lo malo de todo este tema es que ahora mismo y mientras lees esta reseña, a saber lo que los ejércitos más poderosos del mundo estarán haciendo en pos de la libertad la paz y el resto de mierdas con las que se les llena la boca para justificar sus actos. Probablemente cosas peores de las que ideo Morrison para este comic.

El ejército de los Estados Unidos tiene un programa llamado WE3. Dicho programa consiste en transformar a un perro, un gato y un conejo en verdaderas armas mortales. Con unos trajes cibernéticos provistos de diferentes armas, y drogas que les estimulan para hacer lo que los mandos les ordenen, convierten al perro en un comando, al gato en un asesino silencioso y al conejo en el artificiero del grupo. El programa está ya muy avanzado y solo falta el visto bueno del Senador que lo puso todo en marcha, cuando justo este se echa para atrás y ordena sacrificar a los animales. La doctora que les ha enseñado a trabajar en equipo, incluso a hablar primitivamente (debido a los implantes que llevan) no desea la muerte de los animales, así que los deja marchar, sin darse cuenta de que ha liberado a un grupo militar con armamento sofisticado y que atacara si se ve amenazado. Los animales comprenden que si les atrapan morirán, así que con los pocos destellos que les quedan de sus vidas anteriores (supuestamente los raptaron, lo que es un poco chorrada pero sino no habría historia) deciden volver a casa, aunque ninguno recuerde donde estaba aquello que llamaban hogar.

Los dibujos de Quitely son esplendidos por momentos y algo más flojos en otros. Todo lo relacionado con los animales protagonistas es de lo mejor en dibujo, dejando a los humanos, sobre todo al inicio de la historia con los científicos, como un poco mas desganado. Pero la verdadera labor titánica del dibujante es la que realiza en algunas páginas, donde a modo de miniviñetas podemos ver múltiples planos de todo lo ocurrido en ese instante. Un ejemplo, el gato atraviesa un coche militar en marcha, y las miniviñetas muestran todos los efectos de sus cuchillas en el coche y los ocupantes del mismo. También hay otras páginas donde la acción transcurre como en un Zoopraxiscopio (buscadlo en google) dando así sensación de acción y movimiento. Una gran labor la de Quitely, que desde el principio ya nos deja claro que no se va a cortar un pelo al mostrar sangre y vísceras.

No removerá la conciencia de quienes están convencidos de que los animales no son más que eso, animales, a los que podemos maltratar, humillar y hacer todas las abominaciones posibles sea por la razón que sea. Los que no pensamos así, solo podremos indignarnos, pero no está de más que de vez en cuando nos recuerden lo que los seres humanos somos capaces de hacer para bien o para mal. En este caso, para muy mal.

Léanlo, no perderán ni su tiempo ni su dinero.

martes, 6 de marzo de 2012

NO TE LA PIERDAS

Agradable descubrimiento. Películita independiente filmada con muy poquito presupuesto, con muy buenas intenciones y sin ningún tipo de estridencias, con la que pasar un rato muy agradable, y que por mi (nuestra) condición de cortometrajista, rapidamente se ha ganado mi simpatía.
Cuenta la historia de un par de estudiantes de cine con mucha afición, pero ningún talento, que se apuntan a un cursillo de tres dias. El prota en cuestión gana un premio en el cursillo con un corto de mierda y se la acaba flipando. En una de estas descubre que su ex novia trabaja en la organización del festival de cine de Montreal, y se le ocurre fingir un tumor mortal para darle pena a esta y que le incluya en el programa de dicho festival… solo que no tiene ninguna película rodada. Total, que allí se presenta junto con su colega y el profe del cursillo con la intención de ir rodando sobre la marcha en el festival para acabar la película el día del estreno. Por otro lado, el profe, va grabando por otro lado, y se armará el pifostio.
Muy divertida y sana, nada pretenciosa y filmada en vídeo con un look muy chulo, y con un montaje que incluye tembleques de cámara y demás fallos de las películas amateur, rodado así de forma expresa, para hacer la chufla. Además cada dos por tres los actores se dirigen a la cámara como si hubiera alguien grabandoles mientras transcurre el argumento. Super original.
En su afán por rodar la película, el protagonista, se mete en los servicios y convence rapidamente al famoso de turno para rodar con el una escena rapida. Muy divertido. En ese sentido, tenemos un cameo del director Paul Weitz (AMERICAN PIE, EL CIRCO DE LOS EXTRAÑOS, AHORA LOS PADRES SON ELLOS), al que el protagonista confunde con Win Wenders, y acosa para rodar una escena in situ. Totalmente delirante.
Unica pega: la puta manía de los americanos de meterle una moralina y un final feliz que se carga los finales cosa fina.
En el reparto, tenemos la presencia de John Cho (de la saga DOS COLGADOS MUY FUMADOS) Y Seth Meyers, uno de los nuevos stars del SATURDAY NIGHT LIVE.
Por su parte el director David M. Rosenthal, se dedica a hacer cine muy independiente, que se exhibe en festivales muy independientes.
Muy maja.

PACTO DE SANGRE

Ayer noche me apetecía mucho meterme vía intravenosa una peli de terror de los 80, de esas que ni eran demasiado chusqueras ni demasiado lujosas, y que incluyera en su reparto actoril o técnico un nombre clásico y respetado de la década. Y entonces, vi la luz: "Pacto de sangre". El problema es que, por alguna extraña razón (mi vida está repleta de extrañas razones), el vídeo no me la reproducía correctamente. ¿Qué hacer?, ¡canastos!, para algo tengo dos vídeos más en reserva, tal vez funcione en uno de ellos. Cogí la silla, subí, abrí el armario y rescaté el vídeo negro que reposaba en los estantes. Lo instalé. Probé y funcionó. ¡¡Bieeeen!!, ahora ya puedo ver "Pacto de sangre". Coño, pues ya que puedo verla, la ripeo también y la paso a DVD. Así que agarré el euroconector y enchufé el vídeo al grabador. Le di al play y al rec y, ¡¡ea!!, a disfrutarrrr.
¿Que por qué les cuento todo esto?, pues porque mucho me temo que esa será la parte más interesante y entretenida de esta reseña. Y porque, ¡joder!, mola un huevo ser coleccionista/devoto/enfermo del vídeo, ya sea VHS o Beta, y en ocasiones es más diver el proceso de ver una peli, o el costroso look de esta, que la peli misma (especialmente si hablamos de "Pacto de sangre").
Ayer no fue la primera vez que la consumía, ni mucho menos. En la época de su estreno acudí emocionado al cine que entonces tantas horas de entretenimiento me aportaba, el "Continental". Y digo que fui emocionado porque "Pacto de sangre" se anunciaba como el debut en la dirección de todo un astro de los efectos especiales, el legendario y ya fallecido Stan Winston, papá de "Aliens", "Terminators" y "Parques Jurásicos", entre muchas otras criaturas. Encima, el monstruo de "Pacto de sangre" molaba mil según las fotos que había visto en "Mad Movies" y, bueno, todo se prometía mogollón de geniales.
Y no. La experiencia fue altamente decepcionante. El punto más flojo probablemente sea la historia que nos cuenta, previsible, lineal y aburrida, sobre un padre que pierde a su repelentillo hijo en manos de una panda de irresponsables adolescentes, por lo que invoca al bichejo de marras para que acometa venganza. Luego se arrepentirá de sus actos e intentará detenerle. Este responde al nombre de "Pumpkinhead", "Cabeza de Calabaza", que es como se titula el film en su versión original. Lo gracioso es que, según el doblaje español lo llaman "El Cabezón". Imagínense por un momento que el film hubiera llegado a España con el título traducido literalmente según nuestros expertos... ¿¿acudirían al cine a ver un film de terror no mexicano ni peruano titulado "El Cabezón"??. ¡Hilarante!.

Stan Winston demostró, una vez más, ser un maestro con eso de juntar látex y dar forma a un ser vivo, pero en cuestiones direccioniles y narrativas, el muchacho no andaba nada puesto. "Pacto de sangre" luce muy bien a un nivel, digamos, plástico. Toda la parte de la bruja, su cabaña, el montículo con el cuerpo del monstruo, etc, está muy bien, es muy bonito visualmente y estupendamente diseñado... pero el film carece de garra, de ritmo, de vida... es totalmente plano o, lo que es lo mismo, considerablemente plomizo... especialmente la última media hora, que se hace eterna. Y la sensación final que te deja es raruna, porque tiene todos los ingredientes para ser un film ochentero que funciona y, sin embargo, no lo hace. O no lo hace PA MI, porque "Pacto de sangre" dio el dinero suficiente -supongo que donde más sería en el mercado del vídeo- para parir varias secuelas, todas tardías, todas horripilantes y todas muy olvidables.
El prota no es otro que Lance Henriksen, que cuando no pone cara de palo, sobreactúa absurdamente (pero mola). Le siguen muy de cerca el entrañable George "Buck" Flower y Jeff East (el Superman adolescente del film de Richard Donner). Stan Winston volvería a probarlo como director en la escalofriante "Gnomo Cop" y con dos cortos de peso, el "Ghost" con Michael Jackson y la peli-atracción "Terminator 2 - 3D: Battle Across Time" junto a James Cameron y John Bruno. Luego lo dejó (¡ya tardaba!). Que curiosa trayectoria.
En definitiva, "Pacto de sangre" fue una oportunidad perdida. A pesar de ello, acabó generando incluso merchandising del monstruo, lógico si tenemos en cuenta que, esencialmente, es lo único realmente salvable de todo el pitote.

NOTA: Junto a la caratula original de mi VHS (ya en la sección de ventas), les dejo un simpático cartel que he rescatado de las páginas de "Mad Movies", sección "Próximos rodajes". Imagino que para entonces el film andaba en pre-producción y el look del bicho no estaba definido... pero hubiera molado que fuese como el que sale ahí dibujado, ¿que no?.

lunes, 5 de marzo de 2012

Post-apocalípsis mon amour

De siempre me ha gustado la ambientación post-apocalíptica, por ello las películas de zombies, aunque denostadas en la actualidad, son de las que no me suelo perder. Lo mismo puede decirse de guerras nucleares o efectos meteorológicos catastróficos, así como cualquier causa que convierta la superficie de la tierra en un desierto de cenizas, escombros y destrucción. Pero lo dicho, lo POST-apocalíptico me encanta, y recalco “post” en mayúsculas, porque lo que me gusta es lo que ocurre después, no antes ni durante (aunque el durante para pelis de catástrofes mola) La sensación de soledad y a la vez de libertad es lo que más me atrae de la idea. El “no ley, no responsabilidad”, el tener que buscarse las lentejas en sentido literal, lo mismo con armas para la defensa (o ataque), y también la disminución drástica de la población mundial (si, soy un asocial de cojones)

Toda mi afición a estos mundos muertos donde sus habitantes pelean a muerte por un trozo de comida vienen de un comic, de una historia corta inacabada de un Zona 84 o un Creppy. Siendo un imberbe chaval de no más de 12 años, pase un fin de semana en casa de unos primos. Esta era una casita perdida en un monte. Allí uno de mis primos mayores había dejado una pequeña colección de comics y revistas. Entre ellos, y los más ocultos a la vista de los primos menores, estaban los Creppy y Zona 84 de rigor. A la noche cuando todos pensaban que dormíamos, uno de mis primos (de mi misma edad) y yo bajábamos a coger las revistas que no nos dejaban ver de día. Entre sus páginas había aliens femeninas semi-desnudas, robots con curvas femeninas semi-desnudas, vigorosos hombres musculados también semidesnudos, historias de horror y ciencia ficción, pero una historia que ni empezaba ni acababa (debía ser la segunda entrega) es la que me hizo amar locamente los futuros donde todo se ha ido al garete. En sus pocas páginas, se veía a un joven de unos 14 o 15 años que se encuentra solo en una feria abandonada. Todo parece abandonado y la naturaleza ya ha empezado a cubrir todo con hierba y moho. El chaval entra dentro de una de las casetas, y además de encontrar algo para comer también descubre un par de cuerpos putrefactos. El chico decide pasar allí la noche, ya que asi tiene un techo para cubrirle de las inclemencias. A la mañana siguiente un tigre le ataca (no recuerdo si era un tigre o un león) el chaval huye a los arboles, pero allí poco podrá hacer. Luego mis recuerdos se difuminan (mas aun) creo que un elefante sale en ayuda del chaval, pero también recuerdo que el crio se encuentra con otro chaval, este de aspecto indio, aunque ya no se si son recuerdos reales o que he juntado con otra historia.

Hace años localice el numero de la revista donde venia esta historia, y descubrí que estaba inacabada, luego volví a perderlo. Me suena que el dibujante era alguien de talla importante, tipo Richard Corben o similar, pero buscando por la red no acabo de encontrar de lo que hablo. Así que dejo esta pequeña anécdota aquí, no solo para que ustedes sepan de donde me viene la afición por lo post-apocalíptico, sino también para que como alguno de ustedes seguro saben de qué historia hablo, me ilumine y así pueda localizarla (otra vez)