viernes, 1 de marzo de 2013

TRAS EL CRISTAL

“Tras el cristal” es una de esas películas medio malditas de nuestro cine, controvertida e impactante, y de la que llevaba yo tiempo detrás, para una vez vista, si no decepcionarme, si llevarme un ejemplarizante chasco por motivos ajenos a los narrativos o técnicos.
Dirigida por el siempre interesante Agustí Villaronga, nos cuenta la historia de Klaus, un médico nazi que  torturó y abusó de niños durante la guerra. Después de un accidente, queda inútil dentro de un pulmón de acero que le mantiene vivo. En consecuencia, su mujer y su hija acaban hasta la pepitilla de el, y deciden contratar a una enfermera. Cuando viene un joven a ofrecerse como enfermero, Klaus insistirá en que este se quede a su cargo, a pesar de no tener la formación suficiente para ocuparse de él. Esta insistencia es debida, a que este joven es una  de sus víctimas durante la guerra, que al muy sádico le trae un muy grato recuerdo. Sin embargo, el muchacho,  planea el devolverle punto por punto, todas y cada unas de las torturas sexuales y físicas a las que fue sometido por este hombre.
Efectivamente, la pelí es cruel con la infancia (de hecho, advierte en los títulos de crédito finales, que todas las escenas de crueldad y sexualidad con los niños, han sido rodadas respetando con ellos, escrupulosamente, toda ética posible), es visualmente fascinante (con todo ese predominio de los tonos azulados y ese rollo “giallesco”), y de argumento impactante y cruel. De hecho, actualmente, con la cantidad de películas provocadoras (valga como muestra “A Serbian film”) y extremas que tenemos vistas, imágenes como las de el niño degollado, o el niño al que le inyectan líquido del pulmón de acero en el pecho, ya no resultan demasiado escandalizadoras, pero entiendo, perfectamente, que en la época en que se estrenó, 1987, si que fueran algo difíciles de digerir.
Es una película de tempo lento, porque lo que cuenta necesita de ese tempo.
Osada y valiente, por tratar, con muy poco tacto e incluso mala idea, un tema tan delicado como el del abuso infantil.
Una película que no esconde su sádica historia de amor entre un adolescente y el cabrón que le violó y le torturó – el chaval aparece ahí para consumar su venganza, pero es obvio que siente algo muy fuerte por su agresor, y este por el- , y sobrepasa lo políticamente correcto con creces.
La dirección es excelente, así como la planificación y la escenografía, y sería un referente en el fantástico español, muy a  tener en cuenta. PERO, esta película se ve truncada por unas interpretaciones de vergüenza ajena por parte del personal infantil, que por momentos convierten una historia tan dura, en una comedia involuntaria, y es una absoluta pena.
Digamos que esta película está a un paso de rozar lo magistral, pero que se queda en el cubo de la basura por culpa del actor David Sust, que da vida al joven Angelo, el enfermerito que lía, en la casa del nazi, la marimorena (literalmente) porque parece imposible hacerlo peor. No ya que de vergüenza ajena verle actuar, es que da autentico asco, máxime cuando apenas entendemos una o dos palabras de su texto. Directamente balbucea.
Entonces, no es que estemos ya ante un error de casting, es que estamos ante un delito, porque CUALQUIER otra opción, era mejor que esta para interpretar a Angelo. No entiendo como Villaronga dejó caer el peso de esta potente película sobre los hombros de este inútil y quedarse tan pancho. De hecho, la carrera actoral del tal Sust, no sobrevivió a la siguiente década, y gracias a dios, no se le ha vuelto a ver por ahí, porque es el único culpable de que esta película no llegue a ser la gran película, audaz, provocadora, sórdida e impactante que pretende ser. Una auténtica pena.
Por lo demás, muy bien, tanto que he sentido curiosidad por ver que nos ofrece la ultima obra de su director “Pa Negre”, que tantas buenas críticas y premios arrastra.
Además, es una muestra de que en el cine español, se hicieron buenas películas hasta 1990, dónde se convirtió en eso que es ahora.

6 comentarios:

newzombie dijo...

tengo que volver a verla, ya en su dia me dejo impactado con la historia y me sorprendio, la tengo que volver a ver por lo que dices de los malos actores infantiles. tambien te recomendaria la pelicula del mismo director que se llama el mar......este director le gusta o le gustaba antes de domesticarse las historias chungas homosexuales.....antes de dejarse domesticar para dirigir pa negra, que reconozco que tiene algo de personalidad en algun momento, me engancho con la escena del principio la de la caida del carro ya que muchos directores españoles no saben darle tanta fuerza a una escena. domesticado dejando atras peliculas durillas como esta

newzombie dijo...

me olvidaba de tanto escribir seria un error a lo fulci, meterse tanto en la historia o admosfera malsana que se olvida por completo de la historia o actores

Victor Olid dijo...

Sobretodo el enfermero. Su interpretación es de verguenza ajena.

Félix Redondo Casado dijo...

Hola amigos de AQUÍ VALE TODO. Me llamo Félix y me encargo de los socios de la Asociación de Blogs de Cine. Quería invitaros a participar en la Asociación, que es voluntaria. Para participar sólo tienes que entrar en el link y pulsar donde dice "Unirse al Grupo". Puedes ver que actualmente somos 7 administradores, pero haremos elecciones en seis meses. Un cordial saludo
http://www.facebook.com/groups/147287105426382/

SrtaCalamidad dijo...

Me alegro de haberme quedado dormida... qué asco!, aunque me pica la curiosidad lo del nazi tortura niños... los nazis siempre dan una cierta elegancia a las películas.

Naxo Fiol dijo...

Amigo Félix: Agradecemos tu invitación, pero nosotros somos asín como muy raritos, y no tenemos especial interés en ser parte de nada... solo somos un blog que hacemos para pasarlo bien y ya está. Pero gracias y suerte con vuestra iniciativa.