lunes, 13 de febrero de 2017

LAS NUEVAS AVENTURAS DE POPEYE

Si hay algún recuerdo que llevo arraigado a mi memoria de cuando era niño, sin duda,  es este largometraje de Popeye.
Y es que si bien en televisión daban los capítulos  de la serie de los ochenta, tan vacía y  cutrona como casi todos los dibujos animados de la epoca –pero que vistos hoy por culpa de la nostalgia me resultan maravillosos- a cargo de Hanna Barbera, a la vez que se mezclaban con la emisión de los cortometrajes sesenteros y setenteros de la King Features Sindicate, sin orden ni concierto, en los cines se estrenaban largometrajes del personaje como el que nos ocupa, “Las Nuevas Aventuras de Popeye”.
Al quedar los cortometrajes del personaje comprendidos entre los años 30 y 50  en dominio público, cada cual podía hacer con aquellos cortos lo que le saliera de los mismísimos huevos, por lo que a los Italianos se sacaron de la manga algún que otro largometraje uniendo cortos, que luego, exportaron a España. Entonces, el largometraje “Nuove Avventure de Braccio di Ferro”, se estrenó en nuestro país como “Las nuevas Aventuras de Popeye”. Nada que alegar, salvo porque esas aventuras de nuevas tenían poquito. Así pues, tenemos  una pieza rarísima en la que se unen cortometrajes comprendidos entre la época de los “Fleischer Studios” de los años 30, los “Famous Studios” de los años 40 y la “AAP” de los 50. Una amalgama de cortometrajes de lo más sugestiva. Entre todos estos, se incluyen los que son los mejores cortometrajes de Popeye de la factoría Fleischer, y los primeros que se hicieron en color; el ganador del Oscar “Popeye the Salilor Meets Sindbad the Sailor”, “Aladdin and his Wonderful Lamp” y “Popeye de Sailor meets Alí Baba’s Forty Thieves” todos ellos de finales de los años 30 que adaptan de manera libre, y con Popeye de por medio, los cuentos clásicos,  y que por su sola incursión ya merece la pena el visionado completo del largo. El primero de ellos, el de Sinbad, está considerado una obra maestra, ya que se consigue un efecto tridimensional a costa de utilizar escenarios reales superpuestos y retocados a mano, en una técnica muy revolucionaria y de los años 30 que no se estiló demasiado en la animación posteriormente. Una técnica muy bonita y efectiva.
Además de estos absolutos clásicos, la película la componen un montón de piezas más, todas ellas cojonudas, pero sin el valor histórico de estas tres mencionadas, como aquella adaptación de Cenicienta, o aquél cortometraje tan racista en el que Popeye es capturado por una tribu caníbal. Como fuere, siempre entretenidos, pequeñas joyas de la animación clásica.
Para hacer de nexo de unión en su condición de largometraje, se altera la banda sonora en los créditos iniciales fabricados para la ocasión –y adaptados en la versión española-  y en el rodillo final, alterando así la banda sonora original del último cortometraje, quedando una cosa muy extraña. Así como, de vez en cuando, aparece en escena una voz en off que narra como Popeye pasa de estar en la salvaje jungla al profunso espacio exterior, alterando asimismo, los cortometrajes en los que se inserta esta voz. La cabeza pensante Italiana que seleccionó, ordenó y alteró estos cortometrajes para convertirlos en un maravilloso largo es Max Garrico, al que no se le conocen más trabajos conocidos.
La película, además de ser un absoluto clásico de las sesiones dobles y sesiones continuas de los cines de barrio españoles –la vi en el cine Benares de Alcorcón, y la vi en el cine de la parroquia del barrio posteriormente- gozó de unas cuantas ediciones en vídeo, siendo la más popular la de Soho Video, que como se costumbre, utilizaba en la carátula imágenes que nada tenían que ver con el contenido de la cinta de VHS o Beta. En este caso, una ilustración de Popeye con un Loro que pide espinacas, perpetrada por váyase usted a saber que manta de dibujante español. No obstante, para esta reseña, he querido utilizar el póster original de cine, que en resumidas cuentas utiliza una ilustración también concebida para la ocasión por algún dibujante español, pero que al menos se cuida de mostrarnos acontecimientos que si aparecen en la película.
Absolutamente entrañable.
Poco antes de esta, también se estrenó en nuestros cines otro largometraje de Popeye de similares características, que no se si llegué a ver o no, pero que en cualquier caso, no calaría tan hondo en mí como lo hizo este, y que llevaba por título “Popeye Brazo de Hierro” y que si doy con él, quizás caiga la review por aquí en algún momento.
Huelga decir, que soy un fan absoluto de  la creación de Elzie Crisler Segar, y de sus tiras cómicas, cortos, largos, series de T.V. y explotaciones varias. Popeye, es una jodida y absoluta maravilla.

6 comentarios:

Joe Frazier dijo...

Entrañable y maravillosa. Recuerdo de pequeño con mi hermano, en uno de los almacenes de mayorista que hibamos con mi padre como nos la ponian siempre y como nos encantaba, sobretodo la parte de Sinbad. Yo tambien me declaro un enamorado del personaje. ¿ Has visto los recopilatorios que saco la editorial kraken ?

S.L.B dijo...

Es una pena que la Sony haya cancelado la nueva peli en CGI de Popeye para hacer mas bodrietes de sus Minions y esa peli de Emoticonos de wassup, de la cual solo existe este fragmento:
https://www.youtube.com/watch?v=i4tNuM9XttM

Victor Olid dijo...

De hecho, ando detrás de los primeros de planeta...

Raiben dijo...

También soy fan absoluto de Popeye, el mejor personaje de dibujos jamás creado.
Esa película está fácil de conseguir por la red? torrent, emule...? me interesa mucho

Victor Olid dijo...

Es practicamente imposible.tengo un vhs rayado de ella, nada más.

Raiben dijo...

vaya