miércoles, 29 de abril de 2015

LOS FOTOCROMOS DE "VIERNES 13, 3ª PARTE"

Sin duda, la más emblemática de la saga y primera en la que Jason de planta la máscara de Hockey. También es de las que me hicieron enamorarme de de la franquicia en mi juventud... pero para saber más del film y su  maravilloso 3D, Naxo escribió la reseña en su momento ¿Para qué me voy a enrollar y más?
Les dejo con los fotocromos cojonudísimos de la tercera parte.














lunes, 27 de abril de 2015

LAS DELICIAS DEL PODER

Descubrí a “La India María” en la película “El miedo no anda en burro” (ver en el Pest séller) y esta variante de Cantinflas femenino, me hizo cierta gracia, con ese humor rural de india mexicana, con esa peculiar manera de hablar y de expresarse. Aquella película data de 1976, se desarrolla en un entorno fantástico y su ingenuidad es muy de aquella época. Vamos, que era una ponzoña, pero una ponzoña simpática.
Y curiosamente “La India María” o lo que es lo mismo María Elena Velasco, sigue en activo y como buena humorista que es, hasta se escribe los guiones que va a interpretar. Así, doy con esta “Las Delicias del poder”, película de 1999, ya inmersa en el “Video home”, y me encuentro con una “India María” que no ha evolucionado ni un ápice. No solo en el estilo de humor, sino también en el aspecto físico, que con sesenta años aparenta cuarenta y pocos. Pero, toda la posible gracia que podía tener en aquella época, junto con la ingenuidad, que eran puntos a su favor entonces, en una película relativamente reciente como es la que nos atañe, ya se convierte en humor rancio, soso y bobo, con ramalazos de vergüenza ajena, máxime, cuando además se reivindica el feminismo y la temática social como ocurre en este bodrio.
Entonces tenemos a “La India María” en una sociedad en la que lideran los hombres, presentándose a las elecciones con el fin de ser presidenta, siendo apoyada por un partido feminista. Una premisa muy de los noventa, por otro lado. Una excusa como otra cualquiera para soltarse, en el estrado, tremendos “Speechs” para mostrarnos su humor infantil y donde desarrollar la trama de enredo, que acabará, lógicamente, de manera positiva.
Un remedo de Cantinflas, que bien podría ser una versión mexicana de nuestro Antonio Ozores, salvando mucho las distancias.
Poco más, solo decir, que con esta película queda finiquitado el interés que otrora pudiera causar en mí “La India María”.
Completan el reparto afamados cómicos Mexicanos, pero desconocidos para mí y, supongo, para la mayoría de ustedes, y dirige el asunto Iván Lipkies, cuya carrera es en exceso corta –para ser un director de “Video Homes”- y que  ha puesto en marcha la ultima película, hasta ahora, de “La India María” titulada “La hija de Moctezuma” y datada de 2014, que nos presenta a la humorista ya con setenta y cuatro castañas.
Igual cae.

domingo, 26 de abril de 2015

LOS FOTOCROMOS (Y LA CARATULA DEL VHS) DE "DESMADRE EN LA UNIVERSIDAD"

Hoy vengo con algo muy especial, los fotocromos de la famosa/infame "Desmadre en la universidad", "King Frat" en v.o., el exploitation de "Desmadre a la americana" que el habitual de este blog Ken Wiederhorn corrió a dirigir -por encargo- un año después del estreno del clásico de John Landis, del que es una cutre-fotocopia. El entrañable John DiSanti se marca el rol de pseudo-John Belushi, algo que, incluso por el vestuario, resalta en los mismos fotocromos, cortesía como siempre del amigo Alex Gardés y que, pa la ocasión, costaron lo suyo de escanear siendo como son el doble de grandes de lo habitual.
Ya saben que en este blog sentimos una absurda simpatía por esta película. De hecho hablamos de ella en nuestro pest-seller "Malas pero divertidas", Víctor osa reconocer que le gusta más que el film del que copia, ¡qué poca vergüenza!, y yo, pues tengo el vhs original de estupenda caratula en mi colección (aunque en realidad ahora mismo descansa en los estantes de casa de un amigo... de confianza, espero) y, además, ¡me encanta la canción de Penny Alemain que suena nomás arrancar la puta peli!. Ah, comentar que en Italia se estrenó como parte de la saga "Porky´s".
Pero si ya de por sí todo esto es curioso, más lo es que los nombres del reparto y el director que aparecen en los fotogrumos son en realidad FALSOS. ¿A qué otra peli pertenecen?, eso es lo desconcertante, ¡¡a ninguna!!... según San Imbd, nadie en el mundo, ni en la más rastrera de las industrias cinematográficas, responde por esos nombres. Claro que algunos suenan un poco a guasa, ¿no?, Knickerbrocker, Wurtzburger.....¿personajes de la peli, tal vez?... pues tras mirarlo detenidamente, resulta que tampoco. Entonces, ¡¡¿qué clase de extraña broma es esta?!!, ¿es cosa del distribuidor?, ¿del mismo equipo de "King Frat"?. Jolines, pues NI PUTA IDEA.
Hasta que el misterio quede resuelto (se aceptan comentarios), gocen de espectá-culo, que bien lo merece....









miércoles, 22 de abril de 2015

LOS FOTOCROMOS DE "VIERNES 13, 2ª PARTE"

Junto con la primera, yo creo que esta sería la parte de la saga que menos me gusta. Porque a mí empieza a gustarme la cosa con la tercera. No obstante, hay que reconocer lo potente que resulta ese Jason con saco roído en la cabeza y ropajes de redneck, y cual bien hubiera quedado esa indumentaria en cualquier otro Slasher... porque menos más que se plantó la máscara de Hockey.
Eso si, los fotocromos de esta entrega, son de los más bonitos de toda la saga, no se por qué será...













martes, 21 de abril de 2015

AVT PODCAST (36)

Amigos, ya pueden ustedes respirar tranquilos porque en este nuevo AVT Podcast no hablamos de nosotros y nuestras mierdas (o, mejor, no demasiado), en su lugar le dedicamos tiempo y taladreo a las mierdas que fabrican otros, por así decirlo. Y lo hacemos arrancando con las inevitables noticias, en las que caben el regreso de viejas stars del Hollywood pseudo-rebelde de los 70, estrenos, trailers, series basadas en películas míticas, una improvisada y afectuosa reivindicación de Dario Argento (y del otro amigo de Víctor, Don Luigi), algo de anti cristianismo de manual y un repaso breve y conciso a los fallecimientos recientes de gente que nos molaba.
Seguidamente pasamos al resultado del sorteo pendiente y, animados, liamos otro nuevo. ¡Ojo al dato, pues!.
Y entonces sí, tras coger un poco de aire, nos ponemos con los inevitables y vivarachos peliculismos sin desperdicio alguno: "Los Cazafantasmas" (y sus respectivos exploitations e imitaciones), "John muere al final" (otro de los ilustres amigos de Víctor, Don Coscarelli, delirando con su rollo auteur), "Kingdom of the dreams and madness" (¡putos Japos!), "Welcome to New York" (o lo acabado y patético que están hoy Abel Ferrara y su amigo el gordo franchute... ¿o era ruso?), "Fast & Furious 7" (sí, ¡la hemos visto!) y "Orejas largas" (animación para adúlteros). Cerramos el show uniendo fuerzas los tres primates para desollar, analizar, comentar y destrozar a fondo "La matanza de Texas: La nueva generación".
Después, alguien se tira un cuesco de los que no huelen... y se hace el silencio.




lunes, 20 de abril de 2015

EL ALTAR

Lo he dicho aquí infinidad de veces, pero lo digo una vez más –y las que hagan falta- para que no se me despisten o, en su defecto, para que los nuevos lectores lo sepan: Hay un tipo de películas que no deberían existir ¿Cuáles son? Aquellas de factura amateur que intentan pasar por productos profesionales. Y a este tipo de película se adscribe esta “El Altar”.
El terror amateur (no el hecho por fans, que ese adolecería de otras cosas menos malas, sino el hecho por aspirantes a cineastas) español está cuajado de estupideces como esta.
Con la proliferación de la tecnología  y de las nuevas cámaras de vídeo de alta definición, uno ya no sabe que diferencia hay, muchas veces, entre un producto mainstream y uno amateur, ya que este tipo de vídeo les confiere a ambos tipos de película el mismo look. Si a eso le añadimos la falta de talento que hay en general, no ya en el cine español, sino en cualquier ámbito en el que se deje la impronta española (que es que hoy en día, decir español es igual a decir retrasado mental), pues acabamos por no diferenciar productos… quiero decir que por norma general, un producto amateur que va de profesional por la vida es malo, pero “Viral” de Lucas Figueroa, con mayor producción y pretensiones más ambiciosas y claramente profesional, es exactamente igual de malo…Sin embargo, si que se diferencian finalmente; Porque que mientras que “Viral” es sencillamente una mala película en todos los aspectos, cosas como este “El Altar” son productos facturados directamente por tontos, estudiantes imbéciles sin referencias cinematográficas que no se enteran de nada, que con una puta cámara de fotos de esas que graban a una calidad de la hostia, y alquilando una steadycam, acaban pariendo mierdas que causan vergüenza ajena. Un apunte: todos estos novatos, por defecto, usan igual sus cámaras: Con los putos desenfoques. El elemento que aparece más cerca de la cámara, nítido, y todo lo de atrás desenfocado. Indiscriminadamente. TODOS, desde el más estúpido estudiante de cine hasta el más deficiente realizador de vídeo clips, cogen sus putas cámaras de fotos y las usan de igual manera. Los resultados de todo esto pasan a estar muy por debajo de la mediocridad. Es  una vergüenza.
Luego a todos estos, les achacas lo mierdoso del resultado final y siempre es la misma cantinela: “Es cutre por la falta de medios”. Mis cojones, es cutre porque tú eres un inútil.
“El Altar” es todo eso, pero ofende menos. Porque ni para ofender sirve la pobrecilla…
Qué actores… Hay un personaje que se hace llamar “El Chucky” que dan ganas de llevárselo a casa. Pobrecillos todos, que de hostias se van a dar en esto del cine, desde el director hasta el más ínfimo de los actorcillos que aparecen en ella.
Esta gente cuenta con cuatro duros que les da el ayuntamiento de su pueblo, más los efectos infográficos y el chroma de alguno que empieza (con resultados muy inferiores a cualquier producción de “The Asylum”, por ejemplo) y se lanzan a rodar, con dos cojones, una peli de terror ambiciosa, con zombies de por medio -¡cómo no!-, y una especie de ¿hombre lobo? torpe, lento (no más que el equipo técnico y artístico) y generado por ordenador. De agarrarse y no menearse, con complejas subtramas que pretenden dotar de humanidad a sus personajes (La prota es repudiada por los amiguitos que van con ella) mal desarrolladas y nada de oficio tras la cámara. Eso si, los desenfoques que no falten, que eso es muy profesional.
Cuenta la historia de un grupo de muchachos que se va a pasar unos días a una casa rural y allí, quizás por culpa del altar que hay en una cueva contigua, se las verán con el bicho este que ya he nombrado y unos zombies (gente del pueblo, cuatro cholillos con peinados modernos y sus madres, ahí, malamente maquillados).
Me gusta el cine amateur, pero el que es consciente de serlo. El de este tipo, que se creen que están haciendo una película de verdad… bueno, bastante tienen ya con lo que tienen.
Lo único bueno que tienen este tipo de bazofias… que son efímeras. Sus directores en cuanto se dan de bruces con la cruda realidad, dejan el cine a un lado y se ponen a currar en lo que les salga. Yo lo celebro.
Para finalizar destacaré las canciones de la banda sonora…  ¡Tela!.

domingo, 19 de abril de 2015

LOS FOTOCROMOS DE "HARDWARE, PROGRAMADO PARA MATAR"

Hoy reunimos para todos ustedes los fotocromos de la película del debut -la mejor, me temo- de Richard Stanley, sobre la que me enrollaría más si no fuese porque Aratz ya lo hizo en su momento.
Únicamente comentar que la imagen final no pertenece a la peli, si no a su rodaje.
Gracias al amigo Alex Gardés por el contrabando.













sábado, 18 de abril de 2015

DIGGING UP THE MARROW

¿Nunca te has preguntado donde van a ir a parar los recién nacidos deformes?. William Dekker, detective retirado, lleva años investigando y lo sabe. Habitan bajo tierra y tiene localizada la entrada de su escondrijo situada en un viejo cementerio. Para documentar la terrible verdad se pone en contacto con el cineasta "cult" especializado en terrores Adam Green, autor de pelis como "Frozen" o la saga "Hatchet", quien decide apuntarse al sarao, sobre todo a partir de la noche en la que ve con sus propios ojos una de esas criaturas. La cosa se va convirtiendo en obsesión, a pesar de que su mujer no anda nada contenta y su equipo le recrimina que pierda el tiempo con chorradas, hasta que un día comienza a sospechar que todo es una estafa, una tomadura de pelo, por lo que decide visitar él solo (y su cámara) la siniestra fosa supuestamente habitada por monstruos. Mala idea.
"Digging up the marrow" es la más reciente película de, sí, ese Adam Green del que hablaba más arriba. Y, como veis, se trata de un concepto muy interesante que recuerda vagamente al de "La nueva pesadilla" de Wes Craven. Cine dentro del cine. Es por ello que Green se interpreta a sí mismo, algo que también hace su (ex) mujer (que pa algo es actriz), el cámara, el montador y algunos rostros populares en sendos cameos muy agradecidos. Por ejemplo, están Don Coscarelli (el otro amigo de Víctor), el inevitable Lloyd Kaufman, Tony Todd y en apartados más destacados Kane Hodder (gracioso verle no-reaccionar frente a las imágenes del primer monstruo. Muy en su línea) y especialmente Tom "Noche de miedo" Holland y Mick "unpocodetodo" Garris, que son quienes más se prestan a la broma. Si algo te preguntas durante el visionado de la película es "¿Por qué el detective no recurre a un director más famoso que Adam Green?". Y ahí está la coña, cuando el cineasta lo comenta con Holland y Garris, estos le tratan de idiota y le cuentan que el tipo ya les vino a ellos (y a Landis, y Carpenter, y Del Toro...) con la misma historia, solo que no le hicieron ni puto caso. Un gag que parece un corto de colegas improvisado (ejem...), algo que me moló mucho, ¿pa qué negarlo?. Por lo demás, y sin salirnos de terreno puramente friquista, tenemos un auténtico festival de camisetas ("Phantasma", "Evil Dead" y muchas de las pelis del mismo Green) y toda la saga de "Viernes 13" en vhs asentada en una estantería.
Cabe decir que estamos ante una combinación bastante curiosa de "found footage" y "mockumentary". Incluso se permiten unas cuantas coñas al respecto, como cuando Adam Green exclama: "¡Esto no es un found footage, es un... footage footage!". O el asco que el cámara tiene a los infrarrojos que evita a toda costa a lo largo de la peli, aunque la oscuridad sea total y absoluta.
La trama se va desarrollando básicamente a base de diálogos y diálogos, centrándose en la relación de Green y el detective, interpretado por el carismático y veterano Ray Wise (especialmente famoso por la serie "Twin Peaks"). Y dadas las circunstancias, no se hace la cosa demasiado pesada, la pareja tiene feeling y se tira bastante del humor sin resultar demasiado cafre. Cuando llegan las pinceladas de terror y monstruosidades, pues bueno, no funcionan demasiado en el apartado miedo/sustos. En cuanto a los efectos especiales, se agradece que tiren más de látex que de CGI, reducido este último a lo mínimo, aunque los monstruos se ven igualmente bastantes cutres. Esto no debería importar por el rollo nostálgico, de que sean trucos físicos y no píxeles, pero el supuesto realismo pseudo-documentalista de la propuesta no casa bien con todo ello. Tal vez el más efectivo sea el "cabeza de payaso", pero pa entender esta parte de la reseña tendréis que ver la película.
El desenlace está a la altura de la mayoría de found footages... te deja un poco en plan "po fale".
En fin, no es una mierda, se aguanta bien y tiene su gracejo, sin ser nada del otro jueves... algo que, a la larga, tampoco es tan malo.

viernes, 17 de abril de 2015

ODIO MI CUERPO

Lo que León Klimovsky nos ofrece con esta película, es una historia de planteamiento del todo descabellado, a la par que interesante, para luego, una vez pasado ese planteamiento, ir descendiendo el interés de lo que se nos cuenta hasta importarnos un pito todo el conjunto. Y es que, bajo una fachada de cine fantástico rudo, lo que aquí tenemos es un panfleto pro-feminista de aquellos de “ponte en mi lugar”, que quizás en el año 1974 resultase rompedor, pero hoy en día es de lo más exagerado y poco creíble. Cada hombre que aparece en esta película es poco menos que un criminal sexual, a la vez que cada mujer que aparece (excepto la protagonista y ahora verán el por qué) es una retrasada mental.
Un individuo bastante mujeriego conoce a una mujer en una fiesta loca. Gracias a los efectos del alcohol, tras la fiesta, acaban teniendo un accidente de tráfico que les dejará los órganos internos bastante jodidos. Sus cuerpos dan a parar a manos de un científico loco que hace un trasplante de cerebro, es decir, el cuerpo de ella está intacto, pero tiene serios daños en el cerebro, mientras que el cuerpo de él está destrozado, pero su cerebro perfecto; así pues, le ponen el cerebro de él, en el cuerpo de ella.
Una vez adaptado el cerebro al cuerpo, este individuo tiene que hacer su vida lo mejor posible y resolver sus asuntos pendientes como hombre, cosa esta que, al ser mujer, no será tan fácil ya que tendrá que soportar los envites de aquellos que se la quieren follar (o sea, todos los tíos que se cruzan en su camino) y consentir la discriminación en el terreno laboral. Sin embargo, a la hora de seducir a alguna señorita, el problema no es que estas quieran o no, que quieren, el problema es que no puede penetrarlas…
La verdad es que arranca muy bien, como una película de corte fantástico. Y lastima que sigan por ahí los derroteros, porque justo en el momento en el que nuestro protagonista asume que está encerrado en un cuerpo de mujer y se escapa del hospital donde le han encerrado, la cosa ya me da exactamente lo mismo y me aburro, pero por el contenido social que se empeña en ser, sin llegar a serlo tampoco. Una lástima. Con todo, está entretenidilla. Y, como no, el humor involuntario hace de las suyas en mayor o menor medida.
En el reparto tenemos a Manuel de Blas (“Y si no, nos enfadamos”) dando vida al protagonista cuando es hombre y  Alexandra Bastedo (“Cabo de Vara”, “Batman Begins”) cuando es mujer, dando una interpretación muy convincente, con esas caras de asco cuando algún macho le toca, porque, claro, está interpretando a un hombre, y  la verdad es que lo hace muy bien. Secundándolos tenemos a Narciso Ibáñez Menta y Gemma Cuervo como los dos locos que trasplantan cerebros, Manolo Zarzo que ante la negativa a follar de nuestro/a protagonista entra en cólera, como es natural (irónicamente, lo digo), Eva León, Blanca Estrada, José Riesgo, Álvaro de Luna o Luis Ciges.
Klimovsky es conocido por dirigir “La noche de Walpurgis” entre otras películas de Paul Naschy, ser uno de los nombres visibles de nuestro “Fantaterror” y ser un director, a todas luces, sobrevaloradísimo.

miércoles, 15 de abril de 2015

LOS FOTOCROMOS DE "VIERNES 13"

Vamos a por los fotocromos guapos. Empezamos ahora con esta saga: Viernes 13. Sobran presentaciones.
A partir de hoy y durante 5 Miércoles más, iré colgando aquí los fotocromos de los títulos que fueron estrenados en salas -lógicamente-  con lo que no los hay ni de las 6ª, 7ª, 8ª, 9ª. Del remake tampoco; ya no se hacían fotocromos . Pero vamos hoy con la primera.
Vean el detallito de "Clasificada S".